Extracción manual de calostro en el embarazo

¿Por qué puede ser de utilidad extraer el calostro antes del parto?

Hay muchas buenas razones para extraer el calostro antes del nacimiento de tu bebé:

  • Si se hace regularmente después de las 36 semanas, la extracción manual de calostro puede ayudar a estimular el parto y, por lo tanto, reducir el riesgo de tener una inducción .
  • Ayuda a estimular la producción de leche .
  • Tu bebé recibirá sólo leche materna, incluso si él / ella tiene problemas para mamar y se ve afectado/a por niveles de azúcar bajos.
  • Tu bebé se beneficiará de las ventajas de recibir tu leche. La leche materna aumenta la resistencia de un bebé a muchas infecciones, tales como infecciones del oído, del estómago, la orina y de pulmón. La leche materna también reduce el riesgo del bebé de desarrollar alergias, eccema, asma, diabetes, obesidad y el cáncer infantil .
  • Tú también te beneficiarás de las ventajas de la lactancia materna. La lactancia materna reduce el riesgo de cáncer de mama y de ovario. Es gratis, rápida y cómoda.

¿Qué es el calostro?

El calostro de la “primera leche” producida. Es una sustancia de color amarillo, que es alta en proteínas, hidratos de carbono, vitaminas y minerales (en una forma muy concentrada) y es baja en grasa. Esto ayuda a prevenir la hipoglucemia en los bebés (niveles bajos de azúcar).

También es rico en anticuerpos y leucocitos (glóbulos blancos) que actúan como defensas contra infecciones.

También tiene un pequeño efecto laxante que estimula al bebé a pasar las primeras heces conocida como meconio. Esto ayuda a prevenir la ictericia mediante la excreción de la bilirrubina (que se elimina a través del meconio), que es un producto de desecho de las células rojas de la sangre. Éstas se eliminan en gran número después del nacimiento, a fin de reducir el volumen de sangre en el bebé.

Es muy fácil de digerir por lo que es el primer alimento perfecto para tu bebé.

¿Quién se beneficiará de la extracción del calostro en el embarazo?

Cualquier madre puede extraer calostro prenatalmente a menos que tenga riesgo de entrar en parto prematuro. Sin embargo, hay situaciones especiales en las que una madre se beneficiará de extraer su calostro antes del parto:

  • El bebé que tiene labio leporino o paladar hendido. Esto puede causar problemas con la lactancia materna al principio y tener calostro a mano puede resultar útil.
  • Madres con diabetes. Los bebés de madres diabéticas tienen un riesgo de desarrollar niveles bajos de azúcar en la sangre (hipoglucemia) en las primeras 24 horas después del nacimiento. Por esa razón, es importante que el bebé reciba leche con el fin de mantener sus niveles de azúcar en la sangre. Si tú o tu bebé no podeis amamantar, se le puede dar a tu bebé tu calostro extraído. También se le puede dar después de una toma para reducir el riesgo de hipoglucemia.
  • Las madres que tienen anormalidades en el pecho o que han tenido cirugía. La extracción del calostro en el período prenatal puede ayudar a la madre a desarrollar su producción de leche, lista para cuando nazca tu bebé.
  • Las madres con una inducción o cesárea programadas. Será útil tener algún calostro listo en caso de que la madre o el bebé no pueden amamantar.

Extracción del calostro en el embarazo

La extracción del calostro en el embarazo debe de hacerse de forma manual. Si se utiliza un sacaleches puede causar el parto.

El calostro se produce a partir de aproximadamante las dieciséis semanas de embarazo en adelante. Algunas mujeres encuentran calostro en sus pezones tan pronto como a las 28 semanas de embarazo. No te preocupes si éste no es el caso, esto no quiere decir que no vas a ser capaz de dar el pecho. No es una indicación de que no serás capaz de amamantar.

El calostro se produce en pequeñas cantidades que varían de unas cuantas gotas a una cucharadita o más. No esperes ver grandes cantidades, sobre todo al principio.

Un buen momento para empezar a extraer el calostro es cuando llegas a las 36 semanas de embarazo. Puede extraer calostro hasta 3 o 4 veces en el mismo día . Un buen momento para empezar una primera práctica es cuando estás en el baño o la ducha.

Si tienes una cesárea programada sería conveniente extraer el calostro sólo en el período de 24 horas antes de la cesárea ya que existe un pequeño riesgo de que podría inducir el parto.

Técnica de la extracción manual de leche.

Prepárate para extraer el calostro:

  • Lávate las manos y ten un recipiente esterilizado (como un vaso o jeringa) listo.
  • Relájate. La tensión puede inhibir el reflejo de eyección de leche. Siéntate comodamente y reduce al mínimo las distracciones (tal vez te puedes sentar en una habitación tranquila) con una bebida caliente a mano. El pensar en tu bebé también puede ayudar a la bajada de la leche .
  • Calienta tus pechos mediante la aplicación de toallitas o gasas calientes durante 1 o 2 minutos antes de empezar la extracción del calostro. Te puede ser de ayuda el extraer la leche durante o después de un baño o una ducha caliente.
  • Masajea los pechos suavemente antes de empezar a extraer el calostro, con el fin de mover la leche por los conductos y estimular la bajada de la misma. Masajea tus pechos con tu mano o rodando un puño cerrado sobre tu pecho hacia el pezón. Masajea alrededor de todo el pecho, incluyendo la parte de debajo. No deslices tus dedos a lo largo de tu pecho ya que esto puede dañar la piel y los conductos subyacentes.
  • Frota el pezón entre tu dedo índice y pulgar después del masaje de los pechos. Esto estimula la liberación de hormonas que estimulan tu pecho para la producción y eyección de la leche.

Es posible que después de un tiempo no necesites llevar a cabo algunos de estos pasos para que tu leche fluya ya que, al igual que con la lactancia materna, se hará más fácil con la práctica.

Encuentra el lugar adecuado donde tienes que poner los dedos :

  • Agarra el pecho con la mano en forma de letra C. El pulgar debe ponerse sobre el pecho y el índice debajo del pecho de forma opuesta al pulgar. Ambos dedos deben estar alejados del pezón, por encima de la areola o justo sobre la areola si ésta es muy grande. Si los dedos agarran el pezón no obtendrás leche suficiente (o ninguna) y te causará dolor.

Extrae el calostro:

  • Presiona el pulgar y el dedo juntos hacia la pared torácica, luego tira juntos hacia el pezón y finalmente libera. Repite la acción de forma rítmica (presionar y liberar). Leche comenzará a gotear y puede llegar a salir en chorro.
  • Una vez el chorro de leche empieza a disminuir rota los dedos alrededor del pecho y repite la misma técnica por todos los segmentos del pecho (todos los 360º del pecho) hasta que empieces a obtener muy poca leche de ese pecho.
  • Como ya he mencionado, el pezón no se debe presionar porque te causará daño y no obtendrás leche. También debes evitar el deslizar tus dedos sobre la piel porque puedes dañar el tejido subyacente.
  • Extraer la leche de cada pecho durante 3-5 minutos hasta que el flujo empieza a disminuir, entonces cambia al otro pecho. Haz lo mismo el otro pecho hasta que el flujo de la leche se haya detenido.
  • No te preocupes si no ves nada de leche la primera vez que extraes el calostro. Si perseveras empezarás a ver algún calostro después de un tiempo.

Cómo almacenar el calostro.

  • Necesitarás jeringuillas de 1 y 2 mls.
  • Una vez la jeringuilla tiene la leche colócala de nuevo en el envoltorio y etiqueta cada uno con tu nombre y fecha y hora de extracción.
  • Si vas a utilizar el calostro durante 24 – 48 horas, éste se puede guardar en la nevera. De lo contrario, guárdalo en el congelador una vez etiquetado correctamente.
  • Una vez se ha descongelado debe ser colocado en la nevera y utilizarse dentro de las 24 horas siguientes. NO vuelvas a congelar la leche descongelada. Por esta razón, se sugiere que no sacar la leche del congelador y llevarla al hospital al inicio del parto o de una  inducción – te será más útil si tienes a alguien que te la lleve al hospital una vez hayas tenido al bebé.
  • La leche debe llevarse en una bolsa térmica y luego se debe almacenar en un frigorífico en el hospital.
  • Cuando vuelvas a casa recuerda llevarte de vuelta la leche no utilizada para que no se eche a perder.

Para más información puedes leer:

Extracción de la leche materna. Guía de Lactancia Materna. 2012

Manejo y conservación de la leche materna extraída. Guía de Lactancia Materna. 2012

Formas de suplementar la leche materna extraída. Guía de Lactancia Materna. 2012

© Guía de Lactancia Materna. 2013