Más y más mitos sobre la lactancia

1. Las madres que amamantan no pueden amamantar si han tenido rayos-X. ¡No es verdad! Los rayos-X regulares como una radiografía de tórax o radiografías dentales no afectan a la leche o al bebé y la madre puede amamantar sin preocuparse. Las mamografías son más difíciles de interpretar cuando la madre está amamantando, pero se pueden hacer y la madre no debe dejar de amamantar solo por eso. Además, hay otras maneras de investigar un tumor mamario. Los nuevos métodos de imagen como la tomografía axial computarizada (TAC) y la imagen por resonancia magnética (IRM) pueden ser utilizados, incluso si se utiliza un contraste. ¿Y radiografías especiales utilizando medios de contraste? Mientras no se utilicen isótopos radiactivos no hay preocupación y la madre no debe saltarse ni un sola toma. Aquí se incluyen estudios como pielografía intravenosa, linfangiograma, venograma, arteriografía, mielografía, etc ¿Qué pasa con los estudios que utilizan nucleótidos radiactivos (gammagrafía ósea, gammagrafía pulmonar, etc)? El bebé recibirá una pequeña cantidad de nucleótido radiactivo. Sin embargo, como estas pruebas se suelen hacer también en los niños, incluso bebés y la posible pérdida de beneficios si la madre deja de amamantar son considerables, la madre debe, en mi opinión*, continuar con la lactancia. Si sientes que debes detener la lactancia por un período de tiempo, extrae la leche con antelación para que tu bebé puede ser alimentado de tu leche y no de leche artificial. Después de dos vidas medias, el 75% del compuesto estará fuera de tu cuerpo. Este es, sin duda, el tiempo suficiente que se debe esperar (la vida media del tecnecio, que se utiliza en la mayoría de las exploraciones radiactivas es de solo seis horas, por lo que 12 horas después de la inyección, el 75% de la misma estará fuera de tu cuerpo). La excepción es la gammagrafía tiroidea con (yodo) I131. Esta prueba debe evitarse en las madres que amamantan. Hay muchas maneras de evaluar la tiroides, y solo muy de vez en cuando realmente se tiene que hacer una gammagrafía tiroidea. Si se debe hacer el análisis con I123, la madre debe de dejar de amamantar durante 12 a 24 horas solo en función de la dosis. Comprueba primero antes de tomar el yodo radiactivo — la prueba puede esperar hasta que sepas con certeza que la necesitas. En muchos casos que se debe hacer el análisis éste se puede posponer varios meses. Por cierto, las exploraciones de pulmón con contraste radiactivo no es la mejor prueba para descartar un émbolo (coágulo) pulmonar. El TAC es ahora la prueba de elección para probar o refutar el diagnóstico.

*Opinión del Dr Jack Newman, no la mía.

2. La leche de madres lactantes se puede “ir” así como así. ¡No es verdad! O si esto ocurre, es una ocurrencia rara. Aparte de las variaciones del día a día y las variaciones de la mañana a la noche, la producción de leche no cambia de repente. Hay cambios que se producen que pueden hacer que parezca como si la producción de leche es de repente mucho menor:

  • Un aumento en las necesidades del bebé, la llamada crisis de lactancia (o brote de crecimientoSi esta es la razón de que la leche parezca insuficiente, unos días de lactancia más frecuente hará que las cosas vuelvan a la normalidad. Trata de comprimir la mama con la mano para ayudar al bebé a tomar más leche.
  • Un cambio en el comportamiento del bebé. Sobre las cinco a seis semanas de edad, más o menos, los bebés que se quedaban dormidos en el pecho cuando el flujo de leche era más lento, empiezan a tirar en el pecho o a llorar cuando el flujo de leche disminuye. La leche no se ha secado, pero el bebé ha cambiado. Trata de usar la compresión del pecho para ayudar al bebé a tomar más leche.
  • Los pechos de la madre, no parecen llenos o son suaves. Es normal que después de unas semanas la madre ya no tengan ingurgitación o, incluso, plenitud de los senos. Mientras el bebé siga amamantando no te preocupes.
  • El bebé se alimenta menos. Esto es a menudo debido a que al bebé se le ha dado biberones o chupetes y por lo tanto ha aprendido a amamantar de una manera inadecuada.

La píldora anticonceptiva puede disminuir la producción de leche. Piensa en dejar la píldora o cambiar a una píldora sólo de progesterona. O utiliza otros métodos. Otros medicamentos que pueden disminuir la producción de leche son la pseudoefedrina, algunos antihistamínicos y tal vez algunos diuréticos.

Si el bebé realmente parece no estar recibiendo leche suficiente, busca ayuda, pero no le des un biberón ya que solo puede empeorar las cosas. Si es absolutamente necesario, la toma se puede complementar, utilizando un relactador que no interfiere con la lactancia materna o con un vaso, si el bebé no quiere el relactador. Sin embargo, se puede hacer muchas otras cosas antes de dar suplementos. Obtén ayuda. Trata de comprimir la mama con la mano para ayudar al bebé a la leche.

3. Los médicos saben mucho acerca de la lactancia materna. ¡No es verdad! Obviamente, hay excepciones. Sin embargo, muy pocos médicos entrenados en América del Norte o Europa Occidental que no han aprendido nada en absoluto acerca de la lactancia materna en la facultad de medicina. Incluso menos han aprendido acerca de los aspectos prácticos de ayudar a las madres a iniciar la lactancia materna y ayudarles a mantenerla. Después de la facultad de medicina, la mayoría de la información sobre alimentación infantil que obtienen los médicos proviene de representantes de empresas de leche artificial o de anuncios.

4. Los pediatras, por lo menos, sabe mucho acerca de la lactancia. ¡No es verdad! Obviamente, hay excepciones. Sin embargo, en su formación después de la facultad de medicina (residencia), la mayoría de los pediatras no aprenden nada oficialmente sobre la lactancia materna, y lo que aprenden de pasada a menudo es erróneo. Para muchos alumnos en pediatría, la lactancia materna se considera un “obstáculo para el buen cuidado médico” de bebés hospitalizados.

5. Muestras de leche artificial gratuitas y folletos provenientes de empresas de leche artificial no influyen en la duración de lactancia de una madre. ¿En serio? Así que ¿por qué las empresas de leche artificial trabajan tan duramente para asegurarse de que las nuevas madres reciban estas muestras, las muestras de su empresa? ¿Se dan estas muestras y folletos para fomentar la lactancia materna? ¿Las empresas de leche artificial asumen el coste de las muestras y folletos para animar a las madres a amamantar por más tiempo? Las empresas a menudo argumentan que, si la madre decide dar leche artificial, quieren que la madre use su marca. Pero al competir entre sí, las empresas de leche artificial también compiten con la lactancia materna. ¿Creías este argumento cuando las empresas tabacaleras lo utilizaban?

6. La leche materna dada con leche artificial puede causar problemas para el bebé. ¡No es verdad! La mayoría de las madres que amamantan no necesitan usar leche artificial y cuando surgen problemas que parecen requerir leche artificial, a menudo los problemas se pueden resolver sin recurrir a ella. Sin embargo, cuando el bebé puede necesitar la leche artificial, no hay ninguna razón por la que la leche materna y la artificial no puedan dar al mismo tiempo.

7. Los bebés que son amamantados a demanda es probable que tengan “cólico”. ¡No es verdad! Los bebés amamantados que sufren de cólico a menudo aumentan de peso muy rapidamente y, a veces, se alimentan con frecuencia. Sin embargo, no tienen cólico porque se alimentan con frecuencia, sino porque no toman la leche materna como deberían. Estos bebés amamantan muy bien durante los primeros minutos y, a continuación, “picotean” o duermen. Cuando al bebé se le ofrece el otro lado, amamanta bien de nuevo por un tiempo corto y luego picotean o duermen. Estos bebés se llenará de le leche en contenido relativamente bajo en grasa y por lo tanto amamanta con frecuencia. La toma de leche en su mayoría baja en grasas también puede causar gases, llanto y deposiciones acuosas explosivas. La madre puede instar a la bebé a amamantar por más tiempo en el primer pecho y así obtener la leche más alta en grasa, mediante la compresión del pecho una vez que el bebé succiona, pero no bebe.

8. Las madres que reciben vacunas (tétanos, rubéola, hepatitis B, hepatitis A, etc) deben suspender la lactancia durante 24 horas (3 días, 2 semanas). ¡No es verdad! ¿Por qué habrían de hacerlo? No existe ningún riesgo para el bebé e, incluso, se pueden beneficiar. La excepción es el bebé que tiene una deficiencia inmunológica. En este caso la madre no debe recibir una vacuna con un virus vivo atenuado (por ejemplo, polio oral pero no inyectable o la vacuna del sarampión, las paperas y la rubéola), incluso si el bebé está siendo alimentado artificialmente.

9. No hay tal cosa como la confusión del pezón. ¡No es verdad! El bebé no se confunde, sin embargo, el bebé sabe exactamente lo que quiere. Un bebé que está recibiendo un flujo lento de la mama y luego el flujo se hace rápido con un biberón él decidirá cual prefiere de forma bastante rápida. Un bebé que ha amamantado solo en el pecho durante tres o cuatro meses es poco probable que prefiera el biberón. Algunos bebés prefieren la mama derecha y otros la izquierda. Los bebés alimentados con biberón con frecuencia prefieren una tetina a otra. Así que hay tal cosa como la que prefieren un pezón a otro. La única pregunta es con qué rapidez puede ocurrir. Teniendo en cuenta las circunstancias, la preferencia por el biberón se puede producir después de uno o dos biberones. El bebé tiene dificultades para prenderse puede que nunca hayan tenido un pezón artificial, pero la introducción de un pezón artificial rara vez mejora la situación y, con frecuencia, hace que ésta sea mucho peor. Ten en cuenta que muchos de los que dicen que no hay tal cosa como la confusión del pezón también asesoran a la madre para iniciar una biberón temprano para que el bebé no lo rechace.

Jack Newman MD, FRCPC, IBCLC, 2009©
Información revisada por Edith Kernerman, IBCLC, 2009©

Este artículo es una traducción del artículo “Still More Breastfeeding Myths” en la página web canadiense Newman Breastfeeding Clinic and Institute (NBCI). Si deseas leer el artículo original puedes visitar:

http://www.nbci.ca/index.php?option=com_content&view=article&id=27:myths-of-breastfeeding&catid=5:information&Itemid=17&limitstart=3

Para más información puedes visitar:

vacunas.org Asociación española de vacunología.

La lactancia y el uso de chupete. L. Righard y M.O. Alada, Birth, 24, 116-20. 1997

Chupetes sí o no. New Beginnings. Noviembre-diciembre 1995

Suplementar con leche extraída u otra. Alba Lactancia Materna. 2009