Remedios naturales y lactancia

Hoy en día mucha gente intenta no usar medicinas y se decanta más por remedios naturales. Lo más importante a tener en cuenta es que si tienes una enfermedad siempre deberías consultar un médico y los remedios naturales pueden utilizarse de forma complementaria y no en lugar del tratamiento médico. También hay que tener en cuenta que dichos remedios naturales deberían ser administrados por profesionales preparados para ello, sobre todo si estás amamantando.

Anticonceptivos naturales 

La lactancia materna se puede usar como un anticonceptivo natural durante los 6 primeros meses. Las condiciones para que sea efectiva son que hay que amamantar de forma exclusiva (sin darle suplementos de agua o leche artificial), el bebé tiene que ser menor de 6 meses y la madre no le puede haber vuelto la menstruación. Para más información sobre el MELA (el nombre con el que se conoce esta forma de anticoncepción) puedes leer “Anticoncepción y lactancia”.

Homeopatía

Aunque existen muy pocos estudios sobre tratamientos homeopáticos durante la lactancia, la homeopatía se considera segura durante la lactancia.

Lo más importante a tener en cuenta es que los remedios homeopáticos deberían ser administrados por un profesional que haya sido formado como homeópata (en España solo los médicos y farmacéuticos pueden formarse como homeópatas).

Si quieres encontrar a un homeópata en tu localidad o provincia puedes visitar:

FEMH (Federación Española de Médicos Homeópatas).

AEFHOM (Asociación Española de Farmacéuticos Homeópatas) – Farmacias Homeópatas.

AEFHOM (Asociación Española de Farmacéuticos Homeópatas) – Hospital Homeopático.

Hierbas medicinales (Fitoterapia)

La mayoría de los tratamientos a base de hierbas no han sido estudiados, sobre todo durante la lactancia. El hecho de que sean tratamientos naturales no los hacen seguros y deben ser administrados por profesionales capacitados para ello.

En España puedes encontrar fitoterapia.net que es un portal dirigido a los profesionales sanitarios interesados en los usos terapéuticos de los productos de origen vegetal.

Dentro de la fitoterapia podemos incluir las hierbas que se utilizan de forma interna (mediante infusiones) y las que se utilizan de forma externa (por ejemplo, aceite esenciales). Si quieres averiguar cuáles son las plantas medicinales compatibles con la lactancia puedes visitar e-lactancia.org (vas a la sección de “consulta por el grupo” y después “fitoterapia sistémica” o “tópica” dependiendo de lo que necesites consultar). Sin embargo, recuerda que éstas deben ser administradas por un profesional capacitado para ello y no por tu propia cuenta.

Según La Liga de La Leche (*), al igual que los medicamentos, las hierbas medicinales tienen efectos secundarios. Algunas son estimulantes, otras, tranquilizantes y algunas pueden afectar la lactancia – aumentando o disminuyendo la producción de leche (como la salvia) si se toma en grandes cantidades. Incluso las infusiones que se toman diariamente, si se toman en grandes cantidades, pueden afectar la lactancia, por lo que lo mejor sería consultar a un experto o visitar e-lactancia.org para asegurarte de si son seguras.

Terapias alternativas

Masajes, Reiki, Shiatsu y reflexología son compatibles con la lactancia materna e, incluso, pueden potenciarla.

El Shiatsu es una terapia física que apoya y fortalece la capacidad natural del cuerpo para sanar y equilibrarse. Funciona en toda la persona, no solo un cuerpo físico, sino también psicológico, emocional y espiritual. El Shiatsu se
originó en Japón. Aunque shiatsu significa en japonés “presión con los dedos”, en la práctica el terapeuta utiliza el tacto, la presión cómoda y técnicas de manipulación para ajustar la estructura física del cuerpo y equilibrar su flujo de energía. Para más información puedes visitar el sitio web de APSE (Asociación de Profesionales de Shiatsu en España).

El Reiki es una técnica japonesa para fomentar la relajación y reducir el estrés. Es administrado por “imposición de manos” y se basa en la idea de que una “energía vital” que no se ve fluye a través de nosotros y es lo que nos hace estar vivos. Si la “energía vital” de uno es baja, entonces es más probable que se enferme o se siente la tensión, y si es alta, somos más capaces de ser felices y sanos. Para más información puedes visitar el sitio web www.reiki.es (comunidad de maestros de Reiki en España).

La reflexología es la práctica de la aplicación de presión en los pies y las manos utilizando el dedo pulgar y técnicas de la mano sin el uso de aceite, crema o loción. Los reflexólogos creen que los pies son un espejo del cuerpo. Todos los órganos, sistemas y glándulas del cuerpo se pueden asignar a las áreas de los pies llamados puntos reflejos.  Un reflexólogo sabe cómo estimular los puntos reflejos con el fin de lograr una respuesta en la parte correspondiente del cuerpo. Para más información puedes visitar el sitio web de AER (Asociación Española de Reflexología).

Terapia Sacro Craneal

Una sesión de terapia sacro craneal implica que el terapeuta coloca sus manos sobre el paciente, lo que les permite sintonizar con lo que ellos llaman el ritmo sacro craneal. El terapeuta trabaja con cuidado con la columna vertebral y el cráneo y sus suturas craneales, diafragmas y fascia. Puede ser muy útil en bebés, por ejemplo, si han tenido un parto instrumental que puede llegar a afectar la lactancia. Para más información puedes visitar el sitio web de la Asociación de Osteopatía Sacrocraneal.

Esta información ha sido obtenida de las siguientes fuentes:

(*) “The Breastfeeding Answer Book”. LLLI. 1997. pág 511

Herbs and Breastfeeding. Kellymom.com

Natural Treatments for Nursing Moms. Kellymom.com

www.craniosacral.co.uk

© Guía de Lactancia Materna. 2011

Anuncios