Lactancia materna – ideas para un buen comienzo

La lactancia materna es la manera natural y normal de alimentarse los lactantes y los niños pequeños y la leche materna es la leche fabricada especificamente para los bebés humanos. Un buen comienzo ayuda a agarantizar que la lactancia materna sea una experiencia agradable para ti y tu bebé. La lactancia materna debe ser fácil y sin problemas para la mayoría de las madres.

La gran mayoría de las madres son perfectamente capaces de amamantar a sus bebés exclusivamente durante seis meses. De hecho, la mayoría de las madres son capaces de producir más que leche suficiente. Lamentablemente, protocolos obsoletos y rutinas de hospital basadas en alimentación con biberón aún predominan en las instituciones de atención de salud y muchos hacen la lactancia materna difícil, incluso imposible, para muchas madres y bebés. Con demasiada frecuencia también, estas madres se culpan a sí mismas. Para que la lactancia materna esté correctamente establecida, empezando bien los primeros días puede marcar toda la diferencia. Por supuesto, incluso con un comienzo difícil, muchas madres pueden llegar a amamantar sin problemas. Y sí, muchas madres solo tienen que poner el bebé al pecho y amamantar sin problema.

El truco de la lactancia materna es conseguir que el bebé se agarre bien. Un bebé que se agarra bien, obtiene buena cantidad de leche. Un bebé que se agarra mal tiene más dificultades para obtener la leche, especialmente si la producción de leche no es abundante. La producción de leche no es abundante en los primeros días después del parto; esto es normal, pero si el agarre del bebé no es bueno, el bebé tendrá dificultad para obtener la leche. Es por esta razón por la que tantas madres “no tienen suficiente calostro”. Las madres casi siempre tienen calostro suficiente, pero el bebé no está recibiendo lo que hay. Los bebés no necesitan mucha leche en los primeros días, pero necesitan algo.

Incluso si la producción de leche materna es abundante, tratar de amamantar a un bebé con un mal agarre es similar a darle al bebé un biberón con un agujero en la tetina que es demasiado pequeño, el biberón está lleno de leche, pero el bebé no obtendrá mucha o la obtendrá muy lentamente – por lo que el bebé puede pasar largos períodos en el pecho o mamar con frecuencia o estar irritable al pecho, lo que puede convencer a la madre de que no tiene suficiente leche, lo que no suele ser verdad.

Cuando un bebé tiene un mal agarre, también puede causarle dolor en el pezón a la madre. Y si, al mismo tiempo, no recibe bien la leche, por lo general se mantendrá en el pecho por períodos largos, agravando así el dolor. Muy a menudo se les dice a las madres que el agarre del bebé es perfecto, pero es fácil decir que el bebé está  bien agarrado, incluso si no lo está. Las madres también reciben mensajes confusos y contradictorios acerca de la lactancia de libros, revistas, la familia, internet y profesionales de la salud. Muchos profesionales de la salud en realidad han recibido poca formación sobre cómo prevenir problemas de lactancia o la forma de tratarlos en caso de que surjan. Aquí te damos algunas ideas que pueden facilitar la lactancia:

  • El bebé debe estar “piel con piel” con la madre y tener acceso al pecho inmediatamente después del parto. La gran mayoría de los recién nacidos pueden estar piel con piel con la madre y tener acceso a la mama pocos minutos después de nacer. De hecho, estudios han demostrado que, dada la oportunidad, muchos bebés a los pocos minutos de edad se arrastrarán hasta el pecho de la madre desde su abdomen, se agarrarán al pecho y comenzarán la lactancia por sí mismos. Este proceso puede durar solo unos minutos o llevar hasta una hora o más, pero se les debe dar este tiempo juntos a la madre y el bebé (al menos la primera hora o dos) para comenzar a aprender el uno del otro. Los bebés que se agarran por sí solos suelen tener mucho menos problemas con la lactancia. Este proceso no requiere ningún esfuerzo por parte de la madre y la excusa de que no se puede hacer porque la madre está cansada después del parto es una tontería, pura y simple.
  • El bebé se debe mantener piel con piel con la madre tanto como sea posible inmediatamente después del parto y, en la medida de lo posible, en las primeras semanas de vida. Por cierto, los estudios también han demostrado que el contacto piel con piel entre las madres y bebés mantiene al bebé tan caliente como una incubadora (véase el apartado sobre el contacto piel a piel, a continuación). Es cierto que muchos bebés no se agarran al pecho y empiezan a amamantar durante este tiempo pero, por lo general, esto no es un problema y no tiene importancia esperar a que el bebé inicie la lactancia. El contacto piel con piel es bueno y muy importante para el bebé y la madre, incluso si el bebé no se agarra.
  • El contacto piel con piel ayuda al bebé a adaptarse a su nuevo entorno: la respiración del bebé y la frecuencia cardiaca son más normales, el oxígeno en su sangre es más alto, su temperatura es más estable y su azúcar en la sangre es más alta. Además, existe cierta evidencia que demuestra que cuanto más se mantienen a los bebés piel con piel en los primeros días y semanas de vida (no sólo durante la lactancia), mejor es el desarrollo de su cerebro. Además, ahora se piensa que el cerebro del bebé se desarrolla de cierto modo solo debido a este contacto piel con piel y este crecimiento importante ocurre sobre todo en las primeras 3-8 semanas de vida.
  • Un buen agarre es crucial para el éxito. Esta es la clave para una lactancia exitosa. Desafortunadamente, demasiadas madres reciben “ayuda” de personas que no saben lo que es un buen agarre. Si se te dice que tu bebé de dos días tiene un buen agarre a pesar de tus pezones están muy doloridos, sé escéptica y pide ayuda a otra persona. Antes de salir del hospital, debes demostrar que tu bebé se agarra al pecho correctamente y que realmente recibe la leche del pecho y que sabes cómo averiguar que está recibiendo la leche del pecho (“boca bien abierta-pausa-boca cerrada” tipo de succión). Si tú y bebé salís del hospital sin saber esto, debes obtener ayuda experta rapidamente.  Para más información puedes leer “Posturas y posiciones para amamantar”.

Nota: A las madres a menudo se les dice que si la lactancia es dolorosa, el agarre no es bueno (por lo general cierto), por lo que la madre debe quitar al bebé y volver a ponerlo al pecho una y otra vez y otra vez … Esto no es una buena idea. En lugar de quitar al bebé y volver a ponerlo, corrige el agarre que tiene lo mejor que puedas, empujando la parte inferior del bebé dentro de tu cuerpo con tu antebrazo. La cabeza del bebé se inclina hacia atrás y así la nariz se encuentra en “posición de olfateo”. Si es necesario, puedes intentar tirar suavemente la barbilla del bebé hacia abajo para que tenga más cantidad de mama en la boca. Si esto no funciona, no quites y pongas al bebé al pecho varias veces porque, por lo general, el dolor disminuye de todos modos. El agarre puede corregirse en el otro lado o en la siguiente toma. Quitar y poner al bebé del pecho una y otra vez solo multiplica el dolor y el daño (en la madre) y la frustración del bebé y la madre.

  • La madre y el bebé deben dormir en la misma habitación. No hay absolutamente ninguna razón médica para que las madres y los bebés sanos estén separados el uno del otro, incluso por períodos cortos, incluso después de la cesárea. Los hospitales que separan de forma rutinaria a las madres y los bebés después del nacimiento no están haciendo lo correcto para las madres y sus bebés. Estudios que muestran que la cohabitación las 24 horas del día resultan en un mejor éxito de la lactancia, bebés menos frustrados y madres más felices se remontan a la década de 1930. Con demasiada frecuencia, se dan excusas irrelevantes de por qué el bebé debe ser separado de su madre. Un ejemplo es que el bebé ha pasado meconio antes o durante el parto. Un bebé que pasa meconio y está bien unos minutos después del parto va a estar bien y no necesita estar en una incubadora durante varias horas en “observación”.
  1. Separación de la madre y el bebé para que la madre pueda descansar. No hay evidencia de que las madres que son separadas de sus bebés están más descansadas. Por el contrario, las madres están más descansadas y con menos estrés cuando están con sus bebés. Las madres y los bebés aprenden a dormir en el mismo ritmo. Así, cuando el bebé comienza a despertarse para una toma, la madre también se empezará a despertar de forma natural. Esto no es tan agotador para la madre como el ser despertada de un sueño profundo, lo que ocurre a menudo si el bebé está en otra parte cuando se despierta. Si la madre aprende cómo amamantar al bebé mientras está acostada, la madre está más descansada.
  2. Señales de hambre del bebé. El bebé muestra, mucho antes de empezar a llorar, que está listo para una toma. Su respiración puede cambiar, por ejemplo. O puede comenzar a estirarse. La madre, que a menudo está en un sueño ligero en sintonía con su bebé, se despierta, su leche empieza a fluir y el bebé tranquilo por lo general se agarra al pecho sin problema. Un bebé que ha estado llorando durante algún tiempo antes de ser puesto al pecho puede negarse a tomar el pecho, incluso si tiene mucha hambre. Las madres y los bebés deben ser alentados a dormir al lado del otro en el hospital. Esta es una gran manera para que las madres puedan descansar mientras el bebé se alimenta. La lactancia materna debe ser relajante, no fatigosa.
  3. Baño. No hay ninguna razón el bebé por la que el bebé necesite ser bañado inmediatamente después del parto y el baño se puede retrasar por varias horas. Inmediatamente después del parto, el bebé puede secarse pero no es una buena idea lavar o limpiar la capa de grasa sobre la piel del bebé (vérnix) que se ha demostrado que protege su delicada piel. Es mejor esperar, al menos hasta que la madre y el bebé hayan tenido la oportunidad empezar bien la lactancia, con el bebé poniéndose al pecho y agarrándose con facilidad. Además, el cambio de pañales a un bebé antes de que una toma no es recomendable ya que a menudo hace que el bebé se ponga irritable. A veces se les dice a las madres que cambiar los pañales al bebé le ayudará a despertar. No es necesario despertar al bebé para alimentarlo. Si el bebé está piel con piel con la madre, el bebé se despertará cuando esté listo y buscará la mama. Un bebé que está amamantando bien le hará saber a la madre cuándo está listo para la siguiente toma. No tiene sentido amamantar siguiendo el reloj.
  • No se debe dar al bebé pezones artificiales. Parece que hay cierta controversia sobre si la “confusión del pezón” existe. Así, en los primeros días, cuando la madre normalmente produce solo un poco de leche (de forma natural), y el bebé recibe un biberón (¿de forma  natural?) del que obtiene un flujo rápido, el bebé tiende a preferir el método de flujo rápido. A los bebés les gusta el flujo rápido. No tienes que ser un genio para averiguar esto y el bebé lo hará muy rapidamente. Por cierto, no es el bebé el que está confuso. La confusión del pezón causa una serie de problemas, incluyendo que el bebé no toma el pecho como podría y así no obtiene leche sufficiente y/o la madre acaba con dolor en los pezones. El hecho de que un bebé “tome los dos” no significa que el biberón no esté teniendo un efecto negativo. Puesto que hay alternativas disponibles si el bebé necesita ser suplementado ¿por qué utilizar un pezón artificial? Utilizando un relactador, alimentación por dedo o alimentación por vaso para complementar cuando el bebé no necesita un suplemento es solo marginalmente mejor que usar un biberón para suplementar. Para más información puedes leer “Suplementar con leche extraída u otra”.
  • No se debe restringir la duración o la frecuencia de las tomas. Un bebé que traga bien no estará en el pecho durante horas en cada toma (véase el videoclip del bebé muy pequeño que traga muy bien). Por lo tanto, si el bebé está en el pecho por períodos muy largos de tiempo, por lo general es porque no se está agarrando bien y no recibe la leche que está disponible*. Obtén ayuda para solucionar el agarre del bebé, y utiliza la técnica de compresión para conseguir que el bebé trague más leche. La compresión funciona muy bien en los primeros días para que el calostro fluya bien. Esto, no un chupete, no un biberón, no llevar al bebé al nido o al control de enfermeras, será de ayuda. Los bebés maman con frecuencia en los primeros días de vida — esto es normal y temporal. De hecho, los bebés tienden a amamantar con frecuencia durante los primeros días, sobre todo por la tarde o la noche. Esto es normal y ayuda a establecer el suministro de leche y facilitar que el útero de la madre vuelva a la normalidad. Ayudar al bebé a que obtenga un buen agarre, con las compresiones y mantener el contacto piel con piel entre madre y bebé ayuda a que este período de transición vaya sin problemas. *Aunque puede que haya obtenido la leche que necesita y está al pecho para su consuelo. Si no estás segura de cuánta leche está recibiendo puedes leer la página“¿Cómo sabré si mi bebé está recibiendo leche suficiente?”
  • Los suplementos de agua, agua azucarada o leche artificial rara vez son necesarios. La mayoría de los suplementos podrían ser evitados si se consigue que el bebé agarre el pecho correctamente y así obtenga la leche que está disponible. Si se te dice que necesitas dar suplementos sin haber observado una toma, pide ayuda a alguien que sabe lo que está haciendo. Existen algunas indicaciones en las que los suplementos son necesarios pero, a menudo, los suplementos son sugeridos por “conveniencia” o debido a protocolos obsoletos del hospital. Si los suplementos son necesarios, deben ser administrados por sonda de lactancia (relactador) en el pecho (léase “Suplementar con leche materna extraída u otra”), no un vaso, alimentación por dedo, jeringa o biberón. El mejor suplemento es tu propio calostro. Puede ser mezclado con agua azucarada al 5% para dar más volumen si no eres capaz de extraer mucho al principio. Es difícil extraer mucho calostro al principio porque a pesar de que suele ser suficiente para el bebé, la extracción de leche no siempre es fácil cuando no hay mucha, como se espera en los primeros días. La leche artificial casi nunca es necesaria en los primeros días.
  • Las muestras gratis y literatura de lactancia artificial no son regalos. Solo hay un objetivo para estos “regalos” y que es para que utilices leche artificial. Es muy eficaz y es comercialización no ética. Si recibes dichos “regalos” de cualquier profesional de la salud, debes preguntarte sobre su conocimiento de la lactancia materna y su compromiso con ella. “¡Pero necesito leche artificial porque el bebé no está recibiendo suficiente!” Tal vez, pero lo más probable es que no se te ha dado una buena ayuda y el bebé no está obteniendo la leche que está disponible. Incluso si necesitas leche artificial, nadie debería estar sugiriendo una marca en particular y darte muestras gratis. Obtén una buena ayuda. Las muestras de leche artificial no son ayuda.

En algunas circunstancias, puede ser imposible iniciar la lactancia materna temprana. Sin embargo, la mayoría de “razones médicas” (medicación materna, por ejemplo) no son verdaderas razones para detener o retrasar la lactancia materna, y estás recibiendo información errónea. Puedes leer “Medicamentos y lactancia” y “Cuando mamá está enferma” para más información. Obtén una buena ayuda. Los bebés prematuros pueden comenzar a amamantar mucho, mucho antes de las 34 semanas de edad que parece ser la norma en muchos hospitales. Los estudios son ahora bastante claros que es menos estresante para un bebé prematuro amamantar que ser alimentado con biberón. Por desgracia, demasiados profesionales de la salud que se ocupan de los bebés prematuros no parecen ser conscientes de ello.

¿No se agarra / No amamanta? Si por alguna razón tu bebé no se agarra al pecho, comienza a extraer tu calostro con la mano (a menudo mucho más eficaz que el uso incluso de una sacaleches de uso hospitalario). Debe iniciarse dentro de 6 horas o menos después del parto, o tan pronto como se hace evidente que el bebé no amamantará.

Escrito y revisado (bajo otros nombres) por Jack Newman MD, FRCPC, IBCLC, 1995-2005©
Información revisada por Jack Newman, MD, FRCPC, IBCLC y Edith Kernerman, IBCLC, 2008, 2009©

Este artículo es una traducción del artículo “Beastfeeding – Starting out Right” en el sitio web canadiense Newman Breastfeeding Clinic and Institute (NBCI). Si deseas leer el artículo original puedes visitar:

http://www.nbci.ca/index.php?option=com_content&view=article&id=45:breastfeeding-starting-out-right&catid=5:information&Itemid=17

El Dr Jack Newman permite que esta información sea copiada y distribuída sin permiso siempre y cuando no se utilice en cualquier contexto que viole el “Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna” de la OMS (1981) y posteriores resoluciones de la Asamblea Mundial de la Salud.

Para más información puedes visitar las siguientes páginas:

Embarazo y parto, un buen inicio de la lactancia. Alba Lactancia Materna. 2009

La importancia de la primera hora. Alba Lactancia Materna. 2009.

Preparación para la lactancia, ¿es necesaria? Por Claude Didierjean-Jouveau para la revista de Nuevo Comienzo, 13 (1), 2001

Anuncios