Formas de suplementar la leche materna extraída

Hay varias razones por las que una madre necesita ofrecerle a su bebé su leche extraída. Si este es tu caso, esta página explica distintas formas de administrar la leche materna extraída (o leche artificial si la madre no puede extraer su leche).

Existe la creencia de que si un bebé no amamanta la única alternativa es que tome la leche utilizando un biberón. Sin embargo, si un bebé no puede tomar la leche materna directamente de su madre el uso de un biberón puede causarle confusión (sobre todo si es menor de 4 semanas de edad) puesto que la forma de succionar el pecho es distinta a la de un biberón.

Las alternativas incluyen la alimentación por vaso, alimentación con cuchara, una jeringa o cuenta gotas, un relactador y, en caso de bebés prematuros, una sonda de alimentación (obviamente esto sería en el hospital, no en casa). Qué método a elegir depende de las razones por las que la madre suplementa, cuánto tiempo le va a dar suplementos y sus propias preferencias. También tendrá que considerar qué tipo de suplemento de leche que le dará a su bebé, aunque si la madre es capaz de extraer su leche, esa sería más recomendable.

Alimentación usando un vaso

Consiste en la alimentación de un bebé mediante el uso de un vaso pequeño (que contiene 30 o 60 mls de leche, es decir, el tamaño de un bote medicamento). Es útil para evitar la confusión tetina / pezón cuando el bebé está aprendiendo a succionar. Los bebés no beben por un vaso igual que lo haría un adulto, sino que lo hacen succionando la leche (los bebés nacidos a término o mayores) o chupando con la lengua (los prematuros o con bajo peso). Hay estudios que sugieren que el uso de un vaso en un bebé prematuro (bebés de hasta 30 semanas han llegado a usarlo) mantienen una mayor estabilidad  del nivel de oxígeno en la sangre si se alimentan con vaso que cuando se alimentan con biberón. Hay vasos especiales disponibles en el mercado, aunque es posible que tu hospital los ofrezca. Si tu bebé es mayor de 3 meses y quieres (o tienes) que suplementarlo puedes ofrecerle un vaso especial para bebés o una taza doidy.

¿Cómo se suplementa a un bebé usando un vaso?

  • Llena el vaso más o menos por la mitad, ya sea con leche materna o artificial.
  • Podría ser útil envolver al bebé en una manta para mantener sus manos fuera del alcance del vaso o taza. Coloca un pañal de tela, una toalla pequeña o un babero absorvente debajo de la barbilla del bebé para absorber la leche que derrame.
  • Sostén al bebé en tu regazo en posición vertical apoyado (es decir, con el antebrazo detrás de la espalda del bebé y de la mano apoyando el cuello y la cabeza del bebé), frente a ti.
  • Lleva el vaso a los labios del bebé e inclínalo hasta que la leche llega justo a sus labios.
  • Deja que el bebé tome la leche a su propio ritmo. La leche no debe ser vertida en la boca del bebé porque se puede ahogar. Dale tiempo al bebé a eructar, si lo necesita. Deja que el bebé decida cuándo ha terminado.

Este vídeo demuestra cómo se debe alimentar a un bebé usando un vaso.

Alimentación con jeringa

Consiste en la alimentación de un bebé con una jeringa. También se puede usar un cuentagotas en lugar de una jeringa de alimentación, pero con la jeringa se puede ofrecer más.

¿Cómo se suplementa a un bebé con jeringa?

  • Sostén al bebé en posición vertical apoyado, mirando hacia ti.
  • Coloca la jeringa de alimentación pegada a la boca del bebé (hacia un lado; pero no dentro de la boca) y suavemente empuja el émbolo a medida que el bebé va chupando o lamiendo la leche. Si la cantidad de leche es muy pequeña se puede usar un cuenta gotas.
  • Dale tiempo a tragar antes de darle más.
  • Una jeringa también se puede utilizar como complemento a la bebé en el pecho. Mientras que el bebé se agarre al pecho, la madre (u otra persona) puede insertar la punta de la jeringa en la boca del bebé y empujar suavemente el émbolo para premiar al niño cuando succiona (esto también puede fomentar una mayor succión).

Este vídeo demuestra cómo alimentar a un bebé usando una jeringa.

Alimentación con dedo

Esto ayuda a entrenar a un bebé a mamar, así como a alimentar al bebé cuando todavía no ha aprendido a agarrar el pecho. La alimentación con el dedo se puede hacer con un relactador (o con una sonda nasogástrica que puede ser conectada a un biberón para un relactador de fabricación casera) o con una jeringa de alimentación (a la que se le puede conectar un alimentador de dedo). Sin embargo, usar una jeringa de alimentación puede ser más difícil, sobre todo si una persona lo hace sola, a menos que ponga al bebé apoyado sobre una almohada (como en la imagen).

¿Cómo se suplementa con el dedo?

  • Lávate las manos.
  • Sostén al bebé en posición vertical apoyado, mirando hacia ti.
  • Coloca una sonda suave y pequeña de alimentación o el tubo de un relactador en la yema del dedo (la punta está en el extremo de tu dedo).
  • Llena el relactador con leche materna o artificial. Si se utiliza una jeringuilla se puede utilizar una jeringa de 10 a 20 mls y luego adjuntarla a la sonda de alimentación o insertar directamente en la boca del bebé. Por otra parte, puedes conectar un alimentador de dedo a la jeringa.
  • Pon tu dedo en la boca de su bebé, la yema hacia arriba, lentamente moviéndolo hacia atrás de la boca hasta que empieza a succionar.
  • Si utilizas un relactador (lo puedes colocar alrededor de tu cuello), el bebé obtendrá la leche mientras succiona. Si se utiliza una jeringa, inyecta pequeñas cantidades de leche mientras el bebé succiona.

Este vídeo demuestra cómo alimentar con un dedo (usando un relactador).

Alimentación con cuchara

También puede alimentar a un bebé suplementos con una cuchara. La alimentación con cuchara puede ser un proceso lento y además el bebé puede acabar escupiendo la leche por falta de coordinación o por mala técnica del adulto (el adulto se impacienta y puede llegar a intentar que el bebé apure la toma). En lugar de una cuchara se puede usar un biberón-cuchara (un tipo de biberón pero en lugar de una tetina tiene una “cuchara” de silicona)

¿Cómo suplementar la leche usando una cuchara?

  • Apoya al bebé en posición vertical sobre tu regazo, como si se tratara de la alimentación por vaso.
  • Ofrécele pequeñas cucharadas de leche, colocando la punta de la cuchara en el labio inferior.
  • Permite que tu bebé tome la leche y trague a su propio ritmo.

Alimentación con relactador

Este dispositivo permite que el bebé reciba suplementos de leche materna extraída o leche artificial mientras que succiona el pecho materno. Un relactador consiste en un contenedor de leche (ya sea una bolsa o una botella de plástico) que cuelga de un cordón alrededor del cuello de la madre. Un tubo de silicona se extiende desde el contenedor a la punta del pezón de la madre y se fija con cinta adhesiva. Cuando el bebé se agarra al pecho, también le entrará el tubo en la boca. Cuando el bebé succiona obtiene la leche del relactador junto con la leche del pecho de la madre. La succión ayuda a estimular la oferta de leche materna y la leche del relactador actúa como recompensa para el bebé por succionar correctamente.

Un relactador se suele utilizar por las madres que amamantan a bebés adoptados, así como por las madres que quieren relactar (el restablecimiento de la producción de leche después de un destete prematuro). También se utilizan con bebés prematuros o bebés con diversos tipos de problemas de succión que les impiden recibir suficiente leche directamente del pecho. Para usar un relactador, el bebé debe estar dispuesto y ser capaz de agarrarse al pecho.

Hay dos tipos de relactadores: el Sistema de Nutrición Suplementaria (SNS™) de Medela y el Relactador Lact-Aid® (aunque no estoy segura si se puede comprar en España). El SNS™ de Medela utiliza una botella de plástico duro para mantener la leche, el sistema de Lact-Aid utiliza una bolsa de plástico. El SNS™ funciona bien con un bebé que tiene una succión efectiva, pero necesita que más leche fluya de la mama. El Lact-Aid® funciona con la gravedad por lo que es bueno para un bebé con dificultades para obtener la leche de la mama (no depende tanto de una buena succión y destreza para la lactancia). Ambos dispositivos funcionan bien con la leche materna o artificial.

Habla con un especialista en lactancia antes de usar un relactador (un/a consultor/a o una asesora de lactancia). Ella/él podrá ayudarte a decidir si ésta es la mejor opción en tu situación. También te ayudará a resolver el problema de la lactancia materna que ha creado la necesidad de un relactador.

Alimentación por sonda de alimentación

Cuando un bebé prematuro (un bebé que ha nacido antes de 37 semanas de gestación) comienza a recibir leche muchas veces suele ser a través de una sonda nasogástrica (tubo va desde la nariz hasta el estómago) o sonda orogástrica (tubo va desde la boca al estómago). También si el bebé (a término o mayor) está hospitalizado puede necesitar ser alimentado de esta forma.

La alimentación por sonda tiende a ocurrir porque el bebé puede ser demasiado pequeño o enfermo para alimentarse por sí mismo. Los bebés prematuros necesitan una gran cantidad de alimentos pequeños con el fin de ayudar a su desarrollo sin utilizar demasiada energía y la alimentación por sonda le ofrece eso. Además, la coordinación de la succión, la deglución y la respiración necesaria para la alimentación no se ha establecido hasta unas 34-36 semanas de gestación y por lo tanto, la alimentación por sonda ayuda al bebé a tomar leche antes de que él esté listo para succionar.

Una vez que el bebé muestra que es capaz de succionar (el bebé abre y cierra la boca) se puede empezar a poner al pecho, incluso mientras se recibe alimentación por sonda. Chupar al principio, no podría proporcionar al bebé con la leche suficiente, pero lo ayudará a aprender la técnica y aumentar el suministro de leche materna. En algunos hospitales se le ofrece al bebé un chupete o el dedo de la madre mientras es alimentado por sonda para que relacione la succión con obtener leche.

¿Cómo alimentar a un bebé usando una sonda de alimentación?

La sonda siempre debe ser insertada por un profesional de la salud, pero la madre o el padre pueden alimentar al bebé con la supervisión del personal de enfermería. La manera de hacerlo es colocando una jeringa de alimentación (10 a 20 ml) a la sonda y añadir la leche a la jeringa (materna o artificial). La jeringa debe mantenerse lo suficientemente alta para que la leche fluya en el estómago del bebé ayudada por la gravedad.

Alimentación con biberón

Esta información ha sido obtenida del artículo “How to bottle-feed the breastfed baby” (“Cómo alimentar al bebé amamantado con un biberón”); escrito por Eva Lyford y publicado por Kellymom.com

Algunas veces, la madre decide que el biberón es la mejor forma (o la forma más fácil y conveniente) de alimentar o suplementar a su bebé. Si éste es el caso puede ser de utilidad seguir las siguientes recomendaciones (esta información se dirige especialmente hacia los niños de entre 12 semanas y 6 meses de edad aunque puede ser útil para cualquier edad).

¿Cómo suplementar leche a un bebé amamantado con un biberón?

El bebé se debe alimentar con un biberón de forma similar a si es amamantado:

  • Cuando demuestra señales de hambre, no siguiendo un horario.
  • Se debe sostener el bebé en posición vertical. Esto es especialmente importante para evitar que el bebé tome leche por un biberón cuando está acostado. Tal posición se asocia con la caries de biberón y un aumento de la frecuencia de infecciones del oído.
  • Se debe cambiar al bebé de lado durante una toma, para proporcionarle estimulación y el desarrollo del ojo y para impedir el desarrollo de la preferencia de un lado que podría afectar a la madre que amamanta.
  • El bebé debería ser alimentado durante 10-20 minutos a la vez, para imitar una toma de lactancia materna. Es importante que al bebé se le ofrezca la cantidad de leche adecuada y no apurarle la toma porque el sistema digestivo del bebé necesita tiempo para reconocer la saciedad, mucho antes de que el estómago tenga la oportunidad de llenarse más.
  • Se recomienda dejar que el bebé se lleve la tetina a la boca en lugar de empujarla en la boca del bebé, para que el bebé controle cuando la toma comienza. Rozar los labios del bebé con la tetina de arriba a abajo para que el bebé “busque el pezón” (en este caso la tetina) y premítele que él “acepte” la tetina en lugar de forzársela en la boca.
  • Durante la toma con biberón se recomienda hacer pausas frecuentes para imitar los patrones de lactancia; es decir, para imitar los reflejos de bajada de la leche. Esto evita que el bebé “engulla” la leche del biberón que puede ayudar a que el bebé prefiera el biberón (porque el bebé acaba frustrándose cuando la leche de la madre tarda en bajar mientras que la del biberón sale con facilidad).
  • Alimentar al bebé hasta la saciedad, es decir, no animar “agresivamente” al bebé a que termine la última gota de leche en el biberón a través de medidas tales como obligar a que meta la tetina en la boca, masajear la mandíbula o la garganta del bebé o rozar la tetina alrededor de la boca del bebé. Si el bebé se queda dormido y echa la tetina fuera de la boca antes de que el biberón esté vacío significa que el bebé ha terminado. No despiertes al bebé para que termine la leche del biberón.

Los beneficios de alimentar a un bebé amamantado con biberón de esta manera son:

  • El niño va a consumir un volumen adecuado a su tamaño y edad, en lugar de tomar leche de más o de menos. Esto puede servir de ayuda a la madre trabajadora y a la que se extrae la leche, que luego tiene una mayor probabilidad de extraer un volumen equivalente a la demanda diaria del bebé.
  • Esto puede minimizar los síntomas de tipo cólico en el bebé cuyo estómago está distendido o sobre alimentado.
  • Es compatible con la lactancia materna, lo que puede llevar a una duración más larga y un mayor éxito en la lactancia materna sobre todo para las madres que están separadas de sus lactantes ya sea de forma intermitente o de forma recurrente.

Para más información puedes visitar:

Suplementar con leche materna extraída u otra. Alba Lactancia Materna. 2009

© Guía de Lactancia Materna. 2012