¿Cuándo puede ser necesario extraer la leche materna?

Hay varias situaciones en las que una madre puede necesitar extraer su leche:

1. La lactancia materna se retrasa después del nacimiento

Esto podría ser debido a las razones siguientes:

  • Debido a que el bebé es incapaz de amamantar – porque está enfermo, es prematuro, tiene el frenillo sublingual corto, labio leporino / paladar hendido, síndrome de Down o problemas neurológicos. La madre debe ser alentada a extraerse la leche tan pronto como sea posible para estimular su producción de leche. Un bebé con frenillo corto (anquiloglosia) debería ser capaz de amamantar, pero puede tener problemas para agarrarse al principio. A menudo el bebé aprende a agarrarse muy pronto pero si la anquiloglosia causa problemas en algunos hospitales el bebé puede ser tratado de inmediato. Éste puede ser lo mismo en el caso del labio leporino. El bebé podría tener problemas para agarrarse al principio, especialmente en el lado de la hendidura. Si al bebé le cuesta agarrarse, a la madre se le recomienda extraer su leche para extimular la producción de la misma. Además, los bebés con labio leporino muy a menudo tienen problemas para mantener un buen sello, es posible que se cansen más fácilmente y no amamanten el tiempo suficiente para conseguir la leche del final de la toma (más rica en grasas), o es posible que tengan una succión débil o no-rítmica. En estas situaciones, es recomendable que la madre extraiga su leche además de amamantar. Si el bebé tiene una hendidura del paladar blando, también puede ser capaz de alimentarse del pecho. Sin embargo, si el bebé tiene el paladar hendido blando y duro no puede alimentarse directamente del pecho (porque no tienen una separación entre la nariz y la boca y, por lo tanto, no tienen una succión lo bastante fuerte) y, por esto, la madre tiene que extraerse la leche y alimentar a su bebé con un biberón especial. Los bebés con síndrome de Down o problemas neurológicos suelen tener un bajo tono muscular y por lo tanto una succión débil y / o no rítmica, por lo que en general se recomienda extraer la leche para mantener un buen suministro. Si el bebé es prematuro, la madre tendrá que extraer su leche y en algunos casos durante un largo tiempo. El aspecto más importante de la extracción de leche a largo plazo es el de establecer y mantener un buen suministro de leche. Para ello, la madre debe extraer su leche a dirario, varias veces al día (se aconseja generalmente cada 3-4 horas). Durante la noche se recomienda empezar a extraer la leche cuando el bebé empieza a amamantar con más frecuencia o si el bebé se va a casa en dos semanas. Una vez que el bebé amamanta más amenudo, es necesario que la madre extraiga su leche si el bebé no se amamanta durante el tiempo suficiente, para ablandar el pecho (y así no tenga los pechos congestionados).
  • Debido a que el bebé no puede agarrarse – esto puede ser debido a que el bebé está muy adormecido por los fármacos administrados a la madre durante el parto o debido a que la madre tiene un pezón grande y plano o invertido. En este caso, un poco de ayuda (¡y mucha paciencia!) debería ayudar a que el bebé se agarre al pecho. Si esto no ocurre después de una considerable cantidad de tiempo (3, 4 o 6 horas) la madre podría tener que recurrir a la extracción del calostro o por lo menos estimular el reflejo de la bajada (mediante la técnica de extracción de leche).
  • Debido a que la madre no puede amamantar – a causa de una grave enfermedad o infección, debido a medicamentos que son incompatibles con la lactancia materna (los cuales son muy pocos) o por alguna otra situación médica (como por ejemplo, la madre está inconsciente). Tan pronto como la madre se recupera se debe alentar la lactancia materna. A veces esto no es posible, y mientras la madre espera a que ella puede comenzar a alimentar a su bebé directamente de su pecho se debe extraer la leche con tanta frecuencia como la cantidad de tomas que haría un bebé (por lo general 8 veces al día) hasta que sus pechos se sientan más suaves, para establecer una buena producción de leche. Si la madre ha tomado medicamentos que están contraindicados con la lactancia materna, entonces la leche debe ser descartada. En cualquier otra situación, la leche se debe dar al bebé a través de un vaso, una jeringa, alimentación con el dedo o cualquier otro método que se ha demostrado que no interfiere con la lactancia.

2. La lactancia materna se ha suspendido temporalmente

Esto suele ser muy estresante tanto para la madre y el bebé y ambos necesitan el apoyo y aliento. Al bebé le puede resultar muy difícil cambiar a un método de alimentación diferente, por lo que podría ser útil practicar de antemano si la madre sabe con antelación que esta separación temporal puede ocurrir. Esto puede ser debido a varias razones:

  • La madre puede necesitar tomar un medicamento o someterse a un examen de diagnóstico que puede representar un riesgo para el bebé. La leche, en este caso tendrá que ser desechada durante el tiempo que la medicamento se mantiene activo en la madre.
  • La madre o el bebé pueden necesitar hospitalización a corto plazo.
  • Debido a que la madre se va de vacaciones o viaje de negocios.

En los tres casos la madre debe extraerse la leche antes del evento con el fin de obtener leche suficiente para proveer a su bebé durante el tiempo que no será capaz de dar el pecho. Mientras está separada de su bebé tendrá que continuar extrayendo la leche (con el fin de mantener su producción y para evitar que los conductos se obstruyan y que acabe teniendo mastitis) hasta que la lactancia pueda reanudarse de nuevo. Debe extraer la leche con tanta frecuencia como el bebé amamanta en un día.

La madre debe reanudar la lactancia tan pronto como sea posible. Si la producción de leche parece ser reducida, tomas frecuentes deberían de ser capaz de hacer que la misma sea la que era antes de la interrupción en la lactancia. Sin embargo, si la lactancia ha sido suspendida por más de un mes, el tejido mamario podría volver o haber vuelto a su estado antes del embarazo, en cuyo caso será más difícil de recuperar un buen suministro. A veces los bebés tienen dificultades para reanudar la lactancia después de un periodo largo, pero hay maneras de ayudar a que vuelva a amamantar (el consejo general dado es mantener un fácil acceso al pecho todo el tiempo, “llevando” al bebé, durmiendo con él , mucho contacto piel con piel, para permitir que el bebé tome el control), mientras tanto, la madre debe recordar que debe mantener su producción de leche mediante la extracción de leche regular.

3. La madre está separada de su bebé en las horas de las tomas

Esto puede ser debido a los siguientes casos:

  • Debido a que la madre tiene que dejar al bebé con otra persona para ir de compras o una boda (por ejemplo) – Para ello, la madre debe extraerse la leche antes de salir, para dársela al bebé mientras ella está fuera. También debe extraer la leche mientras está apartada de su bebé para evitar que los pechos se llenen demasiado (lo cual podría dar lugar a los conductos bloqueados). Para obtener una buena cantidad de leche debe realizar la extracción a primera hora de la mañana, porque es cuando las mujeres tienden a tener más leche. También puede extraerla al mismo tiempo que su bebé está mamando. Esto es bueno porque el bebé ya está estimulando la bajada de la leche y de esa manera la madre será capaz de obtener una buena cantidad de leche con facilidad. En su defecto, a continuación, la extracción se debe hacer al menos 30 minutos después de la toma o 1 hora antes para dejar una buena cantidad de leche para la siguiente toma.
  • Debido a que la madre va a regresar a trabajar o ir a la universidad – Es aconsejable que la madre comience practicar su método elegido de extración de leche dos semanas antes de volver a trabajar. De esta manera puede estar segura de que éste es el método correcto para ella y le dará tiempo suficiente para acumular una buena cantidad de leche extra para la primera semana o dos después de comenzar el trabajo. La madre tiene que planificar su “estrategia de extracción”, es decir, debe planificar un momento o momentos en los que se vaya a extraer la leche en el trabajo / universidad con el fin de mantener su suministro de leche y para proporcionar más leche para su bebé cuando ella no está con él. Por eso, debe tener una “práctica cotidiana”, durante la que puede practicar lo que ella va a hacer cuando esté de vuelta en el trabajo (incluida la extracción de su leche a las horas en las que lo hará cuando esté trabajando). También tendrá que negociar su situación con su jefe (a fin de organizar las pausas para extraer la leche y dónde lo va a hacer). La madre debe seguir amamantando a su bebé directamente en la medida de lo posible. La mayoría de las mujeres por lo general de amamantan antes de salir de casa, cuando vuelven y durante los días que no están en el trabajo. Esto también será bueno para mantener el suministro de leche porque el bebé es más efectivo que la extracción artificial para obtener la leche del pecho. Algunas madres no son capaces de extraer su leche o algunos bebés se niegan a tomar otra cosa que la leche directamente del pecho. En casos como éste, a veces aún es posible llevar a cabo la lactancia materna, ya que algunos bebés amamantan más por la noche y duermen más durante el día. Ésto se conoce como “ciclo inverso”. La madre, entonces, solo necesita extraerse la leche a mano para prevenir que sus pechos se llenen demasiado.

4. La madre ha decidido extraer su leche en lugar de amamantar a su bebé directamente

Esto puede ser debido a diversas razones: el bebé no llegó a alcanzar un buen agarre a pesar de los muchos intentos; el bebé no puede amamantar, debido al paladar hendido, frenillo corto severo, Síndrome de Down, etc; el bebé se negó a amamantar después de no ser amamantado por un largo tiempo; a la madre no le gusta la idea de la lactancia materna, pero no le importa extraer su leche, y también, para permitir que otro miembro de la familia alimente al bebé de vez en cuando. En todos estos casos, los principios explicados anteriormente (madre de vuelta al trabajo) se pueden aplicar a éste.

5. La madre tiene los pezones agrietados

En algunas ocasiones los pezones pueden estar tan agrietados que la madre encuentra la lactancia muy dolorosa y necesita suspenderla temporalmente. Esto puede ocurrir solo con un pecho o con los dos.

Si esto ocurre, la madre debe extraer su leche (de forma manual o con un sacaleches) para mantener un buen suministro y para que su bebé pueda continuar tomando la leche materna.

La madre debe reanudar la lactancia tan pronto como sea posible.

6. La madre tiene los pechos llenos e incómodos

Esto es más común en el principio, cuando los pechos se están adaptando a la cantidad de leche que necesitan producir. En esta situación, la extracción manual de la leche suele ser muy eficaz.

También la madre puede necesitar extraer su leche cuando su bebé de más edad comienza a dormir más durante la noche.

Si una madre deja de amamantar por completo, uno puede tener que recurrir a la extracción de la leche para mayor comodidad.

Durante una huelga de lactancia para mantener el suministro, evitar el bloqueo de conductos, mastitis, etc y también para proporcionar leche que podría ser administrada en un vaso si es necesario.

En el “Libro de Respuestas de la Lactancia Materna”, la Liga de la Leche recomienda el uso de un sacaleches eléctrico doble, como el método más eficaz de extracción. Sin embargo, estos sacaleches son caros para comprar o alquilar y muchas mujeres no pueden permitirse el lujo de comprarlos o alquilarlos y las opciones de préstamos gratuitos o tarifas reducidas de alquiler pueden no estar disponibles en su zona. En este caso, la madre puede intentar algunos de los otros métodos. Algunos afirman que la Técnica de Marmet, si se hace correctamente, puede ser tan eficaz o más que cualquier sacaleches como un método a largo plazo. De hecho, en el caso de extracción del calostro, se dice que la extracción manual es más eficaz que utilizando un sacaleches. Por otra parte, Sandra Lang recomienda que la madre debe experimentar con diferentes métodos de extracción, ya que cada método conviene a madres diferentes.

Con todo esto es importante recordar a la madre que las cosas se pondrán más fácil con la práctica y la paciencia (ya sea hacer que un bebé prematuro empiece a amamantar o que un bebé se acostumbre a tomar leche materna de otras fuentes que no sea la mama).

© Guía de Lactancia Materna. 2012