Problemas de producción de leche

La producción de leche depende principalmente de la oferta y la demanda, es decir, cuanto más amamanta tu bebé más leche produces. Por eso, es muy importante amamantar a demanda (cuando tu bebé te lo pida) y no controlar las tomas siguiendo un reloj.

Sin embargo, hay otras causas que pueden afectar la producción de leche: uso de chupetes, biberones, pezoneras, ciertos medicamentos, alcohol, tabaco y anquiloglosia, entre otras.

¿Cuándo se debe sospechar la producción de leche insuficiente?

A menudo las madres se preocupan de que su bebé no está recibiendo suficiente leche y es importante diferenciar entre la percepción materna y el verdadero suministro insuficiente de leche. Un verdadero suministro insuficiente de leche se produce en raras ocasiones. Hay formas de saber si tu bebé está recibiendo leche suficiente pero las principales causas de baja producción de leche son las siguientes:

Causas de una producción de leche insuficiente:

La causa principal de una baja producción de leche es un mal agarre y mala posición.

  • Los síntomas más comunes son que el bebé:
  1. Quiere mamar con más frecuencia de 2 horas, sin intervalos de tiempo entre las tomas.
  2. Quiere mamar por más de menos de 5 minutos o más de 40 minutos (a menos que haya tenido bajo peso al nacer o sea un recién nacido).
  3. Está generalmente intranquilo.
  • Los signos más comunes son:
  1. Poco aumento de peso: Poco después del parto, la mayoría de los lactantes pueden perder peso durante unos días. Ellos deben ser pesados por un profesional de la salud en algún momento entre el tercer y quinto día después del parto. A continuación, debería empezar a aumentar de peso. La mayoría de los niños recuperan su peso al nacer en las 2 semanas después del nacimiento. Aunque si has tenido muchos sueros durante el parto puede que tu bebé tarde hasta 3 semanas en recuperar su peso.
  2. Baja producción de orina: menos de seis veces en 24 horas, especialmente si la orina es de color amarillo oscuro.

También se sospecha que hay una baja producción de leche si hay:

  • El uso de alimentos complementarios ya que hacen que el bebé succione menos leche materna por lo que ésta se produce cada vez en menos cantidad.
  • El uso de un chupete, ya que reemplaza la succión del pecho por lo que el bebé succiona menos. También puede causar que el bebé succione con menos eficacia y por lo tanto, interfiera con el agarre.
  • El uso de una pezonera.
  • El exceso de alimentos sólidos, demasiado pronto.

Otras causas de una producción de leche insuficiente son:

  • Deficiencia de prolactina debido a:
  1. Infarto de la glándula hipofisaria secundaria a una hemorragia postparto (síndrome de Sheehan).
  2. Si la madre tiene hipoplasia mamaria (falta de desarrollo o atrofia del tejido mamario).
  3. Ciertos medicamentos.
  4. Nicotina.
  5. La píldora de estrógenos y progesterona.
  • Alcohol: la consumición de grandes cantidades puede reducir la producción de la leche. Incluso la consumición de pequeñas cantidades la puede reducir.
  • Bulimia severa.
  • Cirugía de reducción de pecho. Aunque esto no ocurre siempre.

También se sospecha que hay una baja producción de leche si el bebé muestra signos de deshidratación. Sospecha que esto es el caso si el bebé muestra:

  • Una historia de:
  1. Menos de seis pañales una buena cantidad de orina al día después del sexto día.
  2. Menos de dos heces blandas amarillas del tamaño de una moneda de 2 € en un periodo de 24 horas en el primer mes (excepto durante los primeros 4 días).
  3. Dificultad para despertar al bebé a causa de letargo.
  4. El bebé amamanta menos de ocho veces en 24 horas en las primeras 8 semanas, y menos de 6.5 veces en 24 horas después de 8 semanas.
  • En la exploración del niño:
  1. Hay signos de deshidratación.

Cómo aumentar la producción de leche:

  • Lo primero es solucionar el problema que causa la poca producción de leche.
  • Es importante que el agarre sea el adecuado para que el bebé pueda estimular la producción de leche de forma efectiva.
  • Se debe amamantar a demanda, es decir, siempre que el bebé pida el pecho. No se recomienda que el bebé llore, se puede ofrecer el pecho una vez empiece a “buscarlo”, lleve las manos a la boca o se mueva en la cuna.
  • El bebé debe amamantar a menudo. Como mínimo 8 veces en 24 horas pero si tu producción de leche es poca, es recomendable que las aumentes a 10 o, incluso, 12 veces en 24 horas. Esto es más importante en las primeras 6 semanas mientras se establece la producción de leche.
  • Es recomendable que el bebé mame de un pecho solo en cada toma pero si tu producción de leche es muy poca puede que necesites cambiar de pecho un par de veces en la toma. Pon al bebé en un lado y, cuando notes que se agita, cámbialo al otro. Repite la operación un par de veces más. Así causarás varias bajadas de leche (reflejo de eyección de leche) y estimulará la producción de la misma.
  • Se debe evitar el uso del chupete porque esto puede llevar a la confusión de que el bebé no tiene hambre. Es recomendable ofrecer siempre el pecho, aunque pienses que no tiene hambre porque esto ayudará a producir más leche.
  • También se debe evitar el uso de suplementos con leche de fórmula a no ser que tu producción sea mínima y hasta que aumente. Si al bebé se le da leche artificial no va a querer amamantar muy a menudo puesto que tarda más en digerirla.
  • Utiliza el método canguro (es decir, contacto piel-con-piel) lo más a menudo posible porque esto animará más al bebé a amamantar.
  • También puede ser de utilidad el usar un sacaleches durante o después de las tomas ya que aumentará la demanda de leche y, por tanto, la oferta.
  • Descansa cuando puedas y come y bebe de forma variada y saludable.
  • Es posible que necesites utilizar galactogogos. Para más información puedes visitar el enlace del final de la página.

¿Cuándo de debe sospechar que la producción de leche es sobreabundante?

Causas de una producción de leche sobreabundante:

Si la madre tiene los siguientes síntomas:

  • La bajada de la leche es dolorosa.
  • La leche sale de la mama con mucha fuerza durante la toma (sobre todo durante la bajada de la leche).

Si el bebé:

  • Se atraganta, escupe leche y arquea su espalda cuando se produce la bajada.
  • Tiene cólico.
  • Tiene evacuaciones intestinales frecuentes y sueltas, a menudo explosivas, que pueden ser de color verde.
  • Gana peso rapidamente.
  • Tiene frecuentes pañales mojados.
  • Tiene muchos gases.

Las principales causas de una sobreabundante producción de leche son:

  • Un mal agarre. En este caso el bebé no succiona bien y no recibe la leche del final de la toma por lo que tendrá hambre muy pronto. Entoces, el bebé volverá a succionar mal, tomando solo la leche del inicio de la toma y volverá a tener hambre pronto de nuevo. Estas constantes tomas hace que la madre produzca mucha leche pero al no tomar la leche del final de la toma, más rica en grasas y con más calorías, el bebé puede que no aumente de peso por lo que la madre puede llegar a pensar que no tiene leche suficiente. Muchas veces la madre tiene los pezones agrietados y doloridos. Una vez se corrige el agarre este problema se suele corregir.
  • Cambiar al bebé demasiado pronto al segundo pecho antes de que termine el primer pecho. En este caso (que es como el anterior) la mayoría de la leche que el bebé ingiere es la leche baja en grasa (que es la leche del principio de la toma) y el bebé succiona más para obtener más energía. Esto estimula la mama para producir más leche. Para asegurarte de que esto no ocurra, deja que tu bebé se quite del pecho por sí solo/a y ofrécele el mismo pecho si quiere volver a mamar muy pronto (en una hora después de la anterior toma).

Cómo disminuír la producción de leche sobreabundante:

  • Asegúrate de que el agarre es el correcto.
  • Amamantar cada vez que el bebé lo pida, sin seguir un horario. Durante las primeras semanas es normal que el bebé quiera amamantar entre unas 8-12 veces en 24 horas.
  • Evitar el uso de chupetes, pezoneras y biberones. Siempre ofrece el pecho cuando pienses que tu bebé lo necesita.
  • Espera a que tu bebé termine el primer pecho antes de ofrecerle el otro. Es posible que solo necesite un pecho por toma. Si, después de quitarse del pecho parece que quiere más, ofrécele el mismo primero para asegurarte de que ha tomado toda la leche de ese lado.
  • Puede ser necesario que tengas que extraer leche del otro pecho después de la toma, sobre todo durante los primeros días. Solo extrae la leche necesaria para que tu pecho se note cómodo. No la extraigas toda porque esto estimulará más producción de leche.
  • Es posible que necesites extraer un poco de leche antes de una toma para que tu bebé pueda obtener la leche rica en calorías que sale hacia el final. Así se sentirá más saciado y dejará más tiempo entre tomas (2-3 horas en lugar de 1/2 hora).
  • Si a pesar de estas medidas tu producción de leche es sobreabundante puede que necesites amamantar “en bloque”, es decir, ofrecerle al bebé un pecho solo en un bloque de 3-4 horas y después cambiar al otro durante 3-4 horas (normalmente el mismo pecho dos tomas seguidas). Así la segunda vez que el bebé toma de ese lado habrá menos leche y el bebé tomará más calorías por lo que necesitará amamantar menos a menudo. Hay que recordar, sin embargo, que si el otro pecho se llena mucho se debe extraer un poco de leche para evitar que se bloqueen los conductos de la leche. Esta medida suele ser temporal (unos días) y solo se debe llevar a cabo en casos de extrema producción de leche.
  • Mientras tu producción de leche es mucha, si tu bajada de la leche es muy fuerte puede que necesites amamantar a tu bebé en posturas que evite que la leche salga con fuerza como, por ejemplo, tú acostada de espaldas y tu bebé encima. O puede que sea necesario que quites al bebé del pecho hasta que la bajada sea más lenta.

Para más información puedes visitar:

¿Con qué frecuencia debo amamantar a mi bebé? La Liga de la Leche Internacional. 2007.

La lactancia y el uso del chupete. Righard, L; Alade, M O. Birth 1997, 24, 116-20.

Tengo poca leche. Asociación Española de Pediatría.

¿Qué son los galactogogos? Asociación Española de Pediatría.

Alcohol y lactancia. Guía de Lactancia Materna. 2011

Tabaco y lactancia. Guía de Lactancia Materna. 2011

Anticoncepción y lactancia. Guía de Lactancia Materna. 2010

Termina primero el primer pecho. Melissa Vickers. Leaven, septiembre-octubre 1995, 69-71

© Guía de Lactancia Materna. 2011 (Revisado en junio 2013)