Perla de leche

Una perla de leche, o poro del pezón bloqueado, se produce cuando un poco de piel crece en la apertura de un conducto de leche y la leche se acumula en esa zona.

Se suele mostrar como un punto doloroso blanco, transparente o amarillo en el pezón o la areola (ver foto) y el dolor tiende a concentrarse en ese lugar y justo detrás de él. Si comprimes el pecho para hacer que la leche baje por los conductos, el punto normalmente sobresale.

Las perlas de leche pueden ser persistentes y muy dolorosas durante las tomas y pueden permanecer durante varios días o semanas para luego desaparecer espontaneamente cuando la piel se desprende de la zona afectada. Sin embargo, a veces es necesario tratarla para que desaparezca, sobre todo debido a lo mucho que duele y porque puede llevar a una obstrucción mamaria y causar mastitis.

También puede ser causada por una obstrucción mamaria que ocurre en el pezón (en la apertura de un conducto). Lo que ocurre es que la leche se seca y se endurece en la zona impidiendo la salida de la leche que se acumula detrás.

Otra causa puede ser la candidiasis del pezón. En este caso el dolor suele extenderse a todo el pezón (e incluso el pecho) y no solo al punto blanco. También suele presentar más de una perla de leche. También puede ser debido a una infección bacteriana.

Esto no debe confundirse con una ampolla en el pezón causada por fricción del mismo. Este tipo de ampolla suele ser de un color rojo y marrón (ampolla de sangre) y puede ser causada por fricción debido a un mal agarre, un mal ajuste del sacaleches o un mal uso de una pezonera. La forma de tratar esta ampolla es mediante la corrección de la causa (mejorar el agarre, ajustar la pezonera (o dejar de usarla), ajuste del sacaleches).

Tratamiento:

Lo primero es averiguar la causa para evitar que, una vez tratada, la perla de leche recurra.

Aplicar sobre el punto blando compresas calientes (ten cuidado de no quemarte) justo antes de una toma. Esto ayudará a que el conducto se expanda lo cual ayudará a que ese “tapón” de leche que bloqueaba el conducto se desplace hacia fuera.

Si la causa del punto blanco es la formación de piel sobre el conducto, las compresas calientes ayudarán a que ésta se suavice, lo que facilitará que se rompa la piel mediante la succión del bebé.

También puede ayudar a quitar esa piel si usas una toalla húmeda caliente a modo de compresa y rozas el pezón con ella.

Si a pesar de la aplicación del calor y la succión del bebé, la piel no se rompe lo mejor es que ésta se rompa con una aguja estéril. Debido a que esto conlleva un riesgo de infección no se recomienda romperla con una uña y la rotura del punto blanco debería llevarse a cabo por un profesional sanitario (médico, matrona o enfermera).

Si la causa es una infección bacteriana o candidiasis, el pinchar la perla de leche puede causar más dolor en inflamación. En este caso es recomendable que en centro de salud recojan muestras de leche para un cultivo bacteriológico.

Otros tratamientos para perla de leche recurrentes:

Si a pesar de tratar las causas la madre todavía tienes problemas, una consultora de lactancia americana (Kelly Bonyata) recomienda lo siguiente:

Lecitina de soja (la información en este enlace es en inglés). Ella recomienda una cápsula de 1200 mg 3 o 4 veces al día. Alba Lactancia Materna la aconseja para la obstrucción mamaria y la información es en español.

Masajear el pezón, la areola y el pecho con un aceite que contenga extracto de semillas de pomelo. Para hacer el aceite de masaje se deben mezclar unas gotas del extracto de semillas de pomelo (ESP) con aceite de oliva virgen extra.

También se puede crear con el ESP una solución que contenga lo siguiente: 5 gotas de ESP, 1/4 taza de vinagre y 2 tazas de agua. Esto se mezcla y se mete en una botella con spray. Una vez al día se echa esta solución a la zona del pezón, areola y pecho afectado.

Por último también recomienda echar una crema o pomada de vitamina E. Se debe echar una capa muy fina en la zona afectada (Kelly Bonyata no especifica cuántas veces al día) y se debe quitar antes de amamantar porque un exceso de vitamina E puede ser tóxico para el bebé.

Estas recomendaciones se pueden leer en esta página en inglés:

http://kellymom.com/bf/concerns/mother/nipplebleb/

Nota: Los enlaces de la ESP y la crema de vit E están para demostrar a lo que me refiero y no porque recomiendo esta tienda en particular. Nunca los he comprado por lo que no sé si el precio o la calidad son recomendables. Si decides utilizar cualquiera de estos productos o la lecitina de soja puede que prefieras comprarlas en una tienda dietética de tu localidad.

Para más información puedes visitar:

Punto blanco o perla de leche. Alba Lactancia Materna. 2009

© Guía de Lactancia Materna. 2011

Última revisión: noviembre 2012