Infección bacteriana del pezón

Características típicas:

Las principal característica clínica típica de una infección bacteriana del pezón es una secreción amarilla del pezón con o sin herida.

Tratamiento:

  • Crema antibiótica (de ácido fusídico) para ser utilizada después de cada toma durante 5-7 días.
  • Si la infección es severa, se recomienda que el médico recete también un antibiótico oral (normalmente se recomienda Flucoxacilina 500mg 4 veces al día durante 10 días o Eritromicina 500mg 4 veces al día durante 10 días si la mujer es alérgica a la penicilina).
  • Recuerda que tanto la crema como los antibióticos orales deben ser solo administrados por receta médica y no por tí misma.
  • Para aliviar el dolor puedes tomar paracetamol hasta 4 dosis de 1 g (dos pastillas de 500 mg) al día. El ibuprofeno es una alternativa.  Puedes tomar hasta 3 dosis de 400 mg al día. Usa la menor dosis durante el menor tiempo posible. No se recomienda tomar aspirina porque puede causar el Síndrome de Reye en el bebé.

Cómo evitar tomas dolorosas durante una infección bacteriana:

  • Durante una toma:
  1. Amamantar primero en el pecho sano (o menos doloroso). El bebé tiende a amamantar con más suavidad en el segundo pecho porque ya no tiene tanta hambre.
  2. El primer agarre sobre el pezón suele ser el más doloroso – para adormecer la zona se puede aplicar un poco de hielo justo antes de la toma (lo cual puede ayudar para ese dolor).
  3. Experimenta con diferentes posiciones para determinar lo que te resulta más cómodo.
  4. Si el amamantamiento es muy doloroso, es muy importante extraer la leche del lado lesionado para reducir el riesgo de mastitis y para mantener el suministro. Si la extracción con un sacaleches es demasiado dolorosa, puedes probar la extracción manual.
  • Después de una toma:
  1. Se recomienda lavar el pezón con suero fisiológico (Cloruro sódico al 9%), que se puede comprar en cualquier farmacia.
  2. Después del lavado con suero se recomienda extraer un poco de leche del pezón y aplicarla (con mucho cuidado para no empeorar el estado del pezón) con un dedo limpio.
  3. Por último y para evitar que se seque el pezón, se recomienda aplicar un poco de vaselina (ésta es un producto del petróleo destilado y hay que asegurarse de que no hay restos antes de la toma) o lanolina (como Lansinoh o PureLan; ésta procede de la lana de las ovejas y no es necesario quitarla antes de una toma). La razón de usar estas pomadas es que no se debe dejar secar el pezón al aire porque esto crearía una costra (o postilla). La costra no es flexible como la piel y no se estira cuando el bebé mete el pecho en la boca, por lo que cada vez que el bebé amamanta quitaría la costra y esto causa un retraso en la curación de la herida.
  • Otro factor a tener en cuenta es que no se debe lavar el pezón con jabón (incluso cuando no existe ningún problema) porque esto anularía la función de las glándulas de Montgomery (glándulas sebáceas que mantienen el pezón y la areola lubricados y los protegen de infecciones) haciendo que tanto el pezón como la areola se sequen pudiendo causar o aumentar los problemas (grietas, infecciones etc). Siempre se debe lavar el pezón y areola con agua.

Para más información puedes visitar:

Dolor de pezones causado por infección. Alba Lactancia Materna. 2009.

© Guía de Lactancia Materna. 2011