La prolactina y la lactancia

¿Qué es una hormona?

Producto que segregan algunas glándulas del cuerpo humano, de animales y de plantas, que intervienen en el funcionamiento de otros órganos del mismo ser.

www.definicion.org

Las dos hormonas principales que controlan la lactancia son la prolactina y la oxitocina.

Ambas se producen en la glándula pituitaria (también conocida como hipófisis), que es una glándula muy pequeña (del tamaño de un garbanzo), localizado en el cerebro. Esta glándula es estimulada por el hipotálamo, que también se encuentra en el cerebro.

La prolactina

La prolactina es una hormona que se segrega en la parte anterior de la hipófisis, la adenohipófisis. Su función es la de la producción de leche en las glándulas mamarias y la síntesis de progesterona en el cuerpo lúteo (el cual aparece en el ovario después de la ovulación y crece hasta el tercer mes del embarazo).

Durante el embarazo, los niveles de prolactina son altos pero la mama no suele segregar leche (o sale muy poca) debido a que los altos niveles de estrógenos y progesterona inhiben su producción. Después del parto los niveles de estas hormonas caen y la prolactina puede entonces actuar sobre la glándula mamaria.

Esta hormona también actúa sobre el cuerpo lúteo del ovario y es la causante de la supresión de la ovulación (amenorrea) durante la lactancia. Es decir, la prolactina evita la ovulación durante la lactancia y, por tanto, se puede utilizar como método anticonceptivo (para más información puedes leer sobre el método MELA).

Por último, al igual que la oxitocina, la prolactina se segrega durante el acto sexual. Esta hormona es la responsable de la satisfacción sexual después del acto sexual ya que contrarresta el efecto de la dopamina que es la responsable de la excitación sexual.

¿Cómo funciona la producción de leche?

La leche se produce en los alveolos (células productoras de leche) y se fabrica a partir de los nutrientes y el suero que obtienen de la sangre. En las paredes de los lactocitos (células productoras de leche de los alveolos) hay receptores de prolactina que permiten que la prolactina de la sangre pase a los lactocitos y así estimular la síntesis de los componentes de la leche materna. Esto ocurre cuando la mama es estimulada (bien por la succión del bebé o la extracción de la leche por parte de la madre). Esos receptores, a su vez, desencadenan la producción de la leche.

La leche contiene una proteína pequeña llamada Factor Inhibidor de la Lactancia (FIL). El papel del FIL, parece ser, que es reducir la síntesis de leche cuando el pecho está lleno. Por lo tanto la producción de leche disminuye cuando la leche se acumula en el pecho (y hay más FIL), y se acelera cuando la mama está “vacía” (y hay menos FIL).

Cuando los alveolos se llenan de leche, sus paredes se expanden o estiran y modifican la forma de los receptores de prolactina para que la prolactina no pueda entrar en los alveolos – y por lo tanto disminuye la tasa de síntesis de leche. Cuando se vacía la leche de los alveolos, un gran número de receptores de prolactina vuelven a su forma normal y permiten que la prolactina pueda pasar – y por lo tanto aumenta la tasa de síntesis de leche.

La teoría del receptor de prolactina sugiere que la extracción de leche frecuente en las primeras semanas incrementará el número receptores. Más receptores significa que más prolactina podría pasar a los lactocitos y por lo tanto la capacidad de producción de leche se incrementaría.

Hiperprolactinemia

La hiperprolactinemia es el aumento de los niveles de prolactina en la sangre. Puede ser causada de forma transitoria o permanente por razones fisiológicas (como la falta de sueño, el embarazo, la lactancia, la manipulación de la mama o el ejercicio físico), por factores externos (como el uso de ciertos medicamentos, como la píldora, entre otros) o por enfermedades del sistema endocrino (como el hipotiroidismo, el síndrome de ovarios poliquísticos o SOP y esclerosis múltiple, entre otros). También puede ser causada por un prolactinoma que es un tumor (normalmente benigno) de la hipófisis el cual aumenta los niveles de prolactina en la sangre.

Suele ocurrir en las mujeres pero también puede afectar a los hombres.

Los síntomas son: amenorrea (falta de reglas) o hiperpolimenorrea (reglas abundantes); galactorrea (secreción de leche en el pecho fuera del embarazo o lactancia que también puede ocurrir en hombres); ciclos menstruales sin ovulación; dolores fuertes de cabeza; disminución de libido en las mujeres e impotencia en los hombres, e hirsutismo (exceso de pelo en las mujeres en zonas que normalmente aparecen en los hombres) cuando ocurre con el SOP.

El tratamiento suele consistir en tratar la causa de la hiperprolactinemia.

Para más información puedes leer

Hiperprolactinemia (prolactina alta). Proyecto Bebé.

Fisiología de la lactancia. Guía de Lactancia Materna. 2010

Anuncios