Alimentación guiada por el bebé

Este artículo lo he escrito a partir de una charla impartida por Gill Rapley en una conferencia que atendí en junio del 2013.

La británica Gill Rapley ha sido previamente una enfermera pediátrica, matrona, consultora de lactancia y una consejera de lactancia voluntaria. También trabajó durante muchos años con la Iniciativa Hospital Amigo de los Niños de UNICEF en el Reino Unido. Desarrolló la teoría del “destete guiado por el bebé” mientras estudiaba el desarrollo en los bebés que los preparaba a comer sólidos como parte de su Máster. Hoy en día, es conocida por su enfoque de la introducción de alimentos sólidos guiada por el bebé, conocido como Destete Guiado por el Bebé.

Ella comenzó su charla describiendo la palabra “destete”. Gill usa la palabra destete para describir la transición de la lactancia materna exclusiva a no amamantar en absoluto. Esto puede tardar varios meses o incluso años.

Su charla, sin embargo, no sólo se trató de la introducción de alimentos sólidos. Gill abarcó desde la primera toma (incluido el contacto piel con piel con la madre) hasta el final de la lactancia. Habló de la lactancia guiada por el bebé, el contacto piel con piel y la primera toma, el “cómo” de la lactancia materna (posición y agarre), el “cuándo” de la lactancia materna (demanda / señales de hambre), la introducción de alimentos sólidos (destete guiado por el bebé) y el final de la lactancia materna (el destete guiado por el niño). Este proceso, que ella describe como un “continuo”, se extiende desde el nacimiento hasta alrededor de la edad de 3 años o más (aunque reconoció que algunos bebés dejan de amamantar antes y algunos niños son mayores de 3 años cuando dejan de amamantar).

Lactancia guiada por el bebé

El concepto principal de la lactancia guiada por el bebé es que el bebé es el que manda. El bebé lo controla todo: la elección de amamantar, cuándo iniciar la lactancia materna (es decir, su primera toma), el mantenimiento de la lactancia materna, cuándo empezar sólidos y cuándo dejar de amamantar. Sin embargo, para que esto suceda facilmente al bebé se le debe de ofrecer la oportunidad de hacerlo todo. En la lactancia guiada por el bebé la madre se considera una “facilitadora”, pero el bebé se encarga del resto.

Cuando se le da la oportunidad, el bebé sabe cuándo amamantar, con qué frecuencia, cómo conseguir la “comida”, la rapidez o lentitud con que amamantar y cuánto comer. Cuando el bebé se encarga de este proceso él va a obtener todo que necesita para estar satisfecho, aumentará de peso a un buen ritmo y será feliz. Esto, a su vez, dará lugar a la que la madre evite una baja producción de leche, pezones doloridos, congestión mamaria, mastitis y un estrés innecesario.

Gill explicó que la lactancia funciona mejor cuando seguimos la regla de COMER: Contacto piel con piel, sOlo leche materna, Mamar a demanda, que sea Eficaz y de forma Regular durante las primeras semanas. Si la mamá se atiene a una lactancia guiada por su bebé será capaz de responder a las señales de hambre de su bebé, y le permitirá a su bebé a tomar las decisiones (es decir, cuándo debe amamantar, con qué frecuencia y por cuánto tiempo) y le permitira a su bebé a que haga las tomas.

Cuando el bebé come sólidos

Este enfoque debe ser seguido cuando se le empiezan a dar sólidos al bebé. Gill considera que el bebé debe ser el que decida cuándo empezar a comer sólidos, no su mamá o los profesionales de la salud. La madre puede ser que desee tener comida disponible para él antes de la edad de los 6 meses, ya que en realidad pueden meter comida en la boca, pero no la pueden tragar. Esto no quiere decir que un bebé debe ser “alimentado” sólidos (es decir, el meterle al bebé en la boca un puré o la comida esmagada, con una cuchara) antes de la edad de 6 meses, ya que no están preparados para ello. Sin embargo, si el niño muestra un interés en la comida se le debe permitir explorarla, cogerla y llevarla a la boca (siempre bajo la atenta mirada de la madre u otro adulto), ya que no será capaz realmente de tragarla antes la edad de 6 meses.

¿Cuándo es el mejor momento para empezar la alimentación con sólidos?

Gill explicó que los bebés en realidad no tienen que comer purés o alimentos esmagados y no deben ser alimentados con cuchara. Ella cree que la introducción de purés viene que de los bebés reciben sólidos demasiado temprano, alrededor de la edad de 4 meses aproximadamente. Señaló que si esperamos hasta que el bebé esté listo, él será capaz de coger la comida, llevarla a la boca y, cuando esté listo, tragarla. Cuando a un bebé se le ofrece puré no lo mastica, lo succiona (como si succionara leche del pezón) y lo lleva hacia la parte de atrás de su garganta, lo que aumenta el riesgo de asfixia.

A la edad de 4 meses los bebés pueden alargar la mano hacia algo, tocar cosas con la mano y empiezan a interesarse en las personas, pero esto no significa que estén interesados en comer alimentos sólidos y todavía se les debe dar exclusivamente leche. Esto se debe a que, aunque pueden alargar su mano y tocar cosas, no pueden agarrarlas con precisión, no pueden sentarse erguidos (lo cual es importante cuando comen sólidos) y no pueden morder o masticar eficazmente. Sin embargo, desde la edad de los 6 meses, los bebés comienzan a ser capaz de sentarse erguidos, con muy poco apoyo, pueden extender su brazo, agarrar con precisión y llevarse las cosas a la boca y masticar (independientemente de si tienen dientes o no). Además, su aparato digestivo y su sistema inmunológico han madurado lo suficiente para que puedan tomar sólidos y la capacidad de masticar está más desarrollada.

La forma en la que la habilidad de comer solo desarrolla es la siguiente: búsqueda, agarre, amamantamiento; alargar su mano hacia algo, agarrar, mover la boca; morder y masticar seguido por el tragado intencionado.

Lo que podemos concluír de todo esto es que los bebés de 6 meses están preparados para comer cosas que pueden masticar (no puré que succionan) y pueden alimentarse por sí mismos (por lo que, de nuevo, no es necesario purés y, por tanto, el ser alimentado). No hay evidencia que apoya la alimentación con cuchara y Gill ve esto como hacer que un bebé haga algo que no quiere hacer. Ella dijo que los padres no deciden cuando el bebé está listo para gatear, caminar o hablar, ¿por qué, entonces, decidir cuándo un bebé debe empezar a comer alimentos sólidos?

La gente a menudo da distintas razones de por qué un bebé debe empezar a comer sólidos (a menudo antes de tiempo): el bebé es demasiado grande, el bebé es demasiado pequeño, el bebé parece que tiene hambre por eso se despierta mucho por las noches o está muy atento cuando sus padres comen. Sin embargo ella cree que este “interés” del bebé en la comida es más un instinto que hambre (como el auto agarre al pezón en el nacimiento, cuando el bebé recibe más que comida, recibe el apego a su mamá). Es más el deseo de imitar a sus padres, ser curioso, independiente y autónomo.

Se debe incluir al niño en las comidas familiares

Cuando comemos alimentos disfrutamos más si nos encontramos en un ambiente agradable, donde estamos sentados comodamente y con buena compañía. Comemos con nuestros sentidos: el olfato, la vista, el tacto y el gusto. Nos gusta controlar lo que comemos, cuánto y a qué velocidad masticamos. Todo esto se debe aplicar a un bebé. Cuando Gill habló sobre la lactancia materna, dijo que la mamá debe seguir las señales de hambre del bebé, debe permitir que el bebé tome las decisiones y sea el que amamante. ¿Por qué debería ser diferente a la hora de comer sólidos?

El bebé debe comer con el resto de la familia, tener la misma comida, se le debe permitir que decida qué alimentos comer, en qué orden ya qué ritmo. A nadie le gusta comer solo, una comida diferente de todos los demás y que se le meta la comida en la boca. Cuando el bebé se alimenta a sí mismo le permite el formar parte de los eventos sociales de la familia, le ayuda a practicar nuevas destrezas, le ayuda a averiguar cosas nuevas sobre la comida, le ayude a que ejercite un control natural del apetito (el bebé sabe cuando están lleno y eso es cuando deja de comer), le ayuda a satisfacer su curiosidad (es decir, probar muchos tipos alimentos) y a ser autónomo. Ella cree que la mayoría de los problemas de alimentación surgen cuando al bebé se le impide de hacer estas cosas.

El atragantamiento y las náuseas

Una de las razones que muchas madres se resisten a permitir que sus bebés se alimentan a sí mismos es porque les preocupa que el bebé puede atragantarse. Sin embargo, contrariamente a lo que la gente cree, el atragantamiento es más probable que ocurra cuando un bebé recibe puré con una cuchara porque el riesgo de asfixia es más alto cuando el bebé succiona la comida, cuando se distrae al niño (por ejemplo, si come en frente de la tele o cuando la mamá utiliza técnicas de distracción para conseguir meterle la comida en la boca del bebé), cuando al bebé se le da objetos duros y pequeños (como los grumos en el puré) y, en general, cuando se hace caso omiso de las normas de seguridad normales.

Esto no debe confundirse con las náuseas. Las náuseas suceden a menudo y es un reflejo para deshacerse de los grumos. Si el bebé tiene 6 meses suceden cuando la comida está lejos de la parte posterior de la garganta y a medida que crecen ocurre más hacia la parte de atrás de la garganta. Por eso es bueno empezar a dar al bebé alimentos sólidos alrededor de los 6 meses (y no mucho más tarde a menos que haya una razón para hacerlo). Se cree que las náuseas son importantes para el aprendizaje de no llenar demasiado la boca, masticar adecuadamente y no empujar la comida demasiado atrás.

También tocó el tema de los alimentadores antiahogo. Gill considera que no tienen nada que ver con su teoría de que el bebé se alimente solo porque con ellos el bebé acaba comiendo purés. También son antihigiénicos y no fomentan el movimiento de la mandíbula y, por tanto, el desarrollo de los músculos masticadores. También se venden como “seguros” desde el punto de vista de la asfixia, pero son más peligrosas que cuando el bebé come trozos de comida porque se corre el riesgo de que a estos bebés se les deje solos a la hora de comer.

¿Cómo se debe llevar a cabo el destete guiado por el bebé?

  • Incluye al bebé en las comidas familiares.
  • Asegúrate de que no tiene hambre (amamantar primero) o esté cansado.
  • Asegúrate de que está sentado erguido y proporciónale alimentos sanos.
  • No hay necesidad de usar platos y tazones, se le debe dar sólo comida cortada en trozos alargados, se le debe dar una pequeña selección de comida, pero no darles de comer. Permite que el bebé se lleve la comida a la boca cuando quiere, permítele que experimente en su propio tiempo ya su propio ritmo. Conforme pasa el tiempo se pueden introducir platos, tazones y cuviertos. Es cuando al bebé se le puede ofrecer una gran variedad de sabores, texturas, formas y colores.
  • Lo principal a recordar al principio (y hasta que el bebé cumpla un año) los sólidos no deben ser vistos como una forma de nutrición, son sólo para que el bebé se acostumbre a nuevos alimentos. Se les debe dar todo el tiempo que necesiten y debe ser como algo divertido para ellos.
  • Las comidas deben ser consideradas como tiempo de juego.
  • Y, lo más importante, debemos confiar en el bebé.
  • Los padres deben esperar una gran cantidad de suciedad, las náuseas puede ser común, el bebé va a comer muy poco al principio y, por esa razón, la cantidad de leche que amamanta diariamente debe mantenerse más o menos igual hasta la edad de 9 meses.
  • Los padres tienen que seguir también algunas “reglas” de seguridad básicas: el bebé tiene que sentarse en posición vertical (erguido), el bebé decide lo que come y a qué ritmo, no se le debe dar pequeños alimentos duros, como nueces y NUNCA se le debe dejar solo con la comida.
  • Las ventajas que ofrece esta técnica son: no es necesario la preparación de alimentos por separado, no hay batallas durante las comidas, toda la familia come junta, es más barato, ya que no es necesario recipientes o utensilios especiales y es fácil y libre de estrés.

El destete

Finalmente, explicó cómo se puede decidir que el bebé debe dejar de amamantar. Para esto, ella hizo algunas preguntas: ¿Hasta qué edad es la lactancia materna necesaria? (se podría decir que hasta que el bebé no la quiere más), ¿hasta qué edad es la lactancia materna valiosa?, ¿hasta qué edad es la lactancia materna aceptable? (la sociedad forma un papel importante en esto) y, por último, ¿a quién le interesa que el bebé deje de amamantar?

En el mundo animal, el destete no está siempre guiado por el bebé. A veces la madre decide que no quiere amamantar más a sus bebés, pero en ese momento el cachorro está toma su nutrición principal de otras fuentes.

Gill terminó diciendo que el destete guiado por el bebé es natural, lógico y agradable y que sienta las bases para una alimentación saludable en la vida del niño.

Preguntas de la audiencia

¿Qué hacemos cuando las enfermeras pediátricas aconsejan dar sólidos a los 4 o 5 meses?

A. Tenemos que preguntarles cuál es su evidencia en lo que respecta a la introducción de sólidos a la edad de 4 o 5 meses. Además, tenemos que preguntarles cuántos bebés ven que tienen problemas más adelante (como negarse a comer grumos a la edad de 8 meses). Además, esto afectará a la lactancia materna ya que las mujeres amamantarán menos y reemplazarán la leche con purés.

¿Cómo afectan a los bebés con un frenillo sublingual corto el comer sólidos?

A. Ella piensa que los bebés con frenillo sublingual corto pueden hacerlo mejor si comen ellos solos que si comen purés. Dijo que a veces estos bebés no pueden masticar muy bien pero el puré les resulta más difícil, ya que el bebé normalmente tiene que acumular toda la comida en la boca para poder tragarla. Los bebés con frenillo corto puede no ser capaz de acumular la comida.

Gill Rapley es coautora del libro “El niño ya come solo: Consiga que su bebé disfrute de la buena comida”.