Lactancia materna y alimentación complementaria

Cuándo comenzar la alimentación complementaria

Todos los bebés desarrollan a un ritmo diferente por lo que la edad de comenzar sólidos varía de bebé a bebé. Trata de no comparar a tu bebé con los bebés de tus amigas a la hora de decidir cuándo empezar a ofrecerle a tu bebé alimentos sólidos.

Lactancia materna exclusiva los primeros 6 meses

La leche materna es la única comida y bebida que tu bebé necesita por lo menos los seis primeros meses. Tiene todos los nutrientes esenciales en las cantidades correctas y es un alimento mejor que cualquier otra cosa que le puedes dar. No caigas en la tentación de empezar con sólidos “porque el bebé ahora necesita más hierro”. Estudios han demostrado que las reservas de hierro del bebé desde el nacimiento, junto con la absorción efectiva del hierro de la leche materna, suelen mantener los niveles normales de hierro del bebé durante su segundo semestre.

Como guía general, los bebés están listos para empezar a comer alimentos sólidos alrededor de los seis meses, aunque algunos prefieren dejarlo para más tarde. Algunos estudios también han demostrado claras ventajas de la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida y comenzar a ofrecer alimentos sólido antes de los 6 meses puede poner en peligro algunas de las propiedades protectoras de la leche materna como por ejemplo la prevención de alergias.

Signos de que tu bebé está listo para comer sólidos

El bebé debe estar sentado porque si no se puede atragantar

  • Tu bebé tiene alrededor de seis meses de edad.
  • Tu bebé puede sentarse sin ayuda.
  • Es capaz de coger la comida y meterla en la boca y muestra interés por la comida.
  • Tu bebé quiere masticar y puede que tenga dientes.
  • Se queda con hambre después de una toma y demanda tomas más a menudo. Sin embargo, puede ser buena idea aumentar las tomas durante unos días en primer lugar, ya que esto podría ser una etapa de crecimiento y tu bebé puede empezar a necesitar menos tomas una vez tu producción de leche es mayor.

El ofrecer sólidos antes de tiempo puede causar alergias u otros problemas

© kellymom.com

El ofrecer sólidos demasiado temprano puede causarle problemas a tu bebé. Algunos alimentos pueden causar reacciones alérgicas si se inician antes de los seis meses porque el sistema digestivo de tu bebé no está lo suficientemente desarrollado para digerir los alimentos correctamente. Hasta la edad de 6 meses el estómago del bebé está “abierto”, es decir, los espacios entre las células del intestino delgado son bastante anchos. Esto es para que moléculas de gran tamaño como, por ejemplo, anticuerpos puedan pasar a través de las paredes de las células a la sangre sin necesidad de que tengan que ser divididas en partes más pequeñas (esto se conoce como “inmunidad pasiva”). Sin embargo, sustancias dañinas como por ejemplo las proteínas de la leche, también pueden pasar a través de las paredes lo cual puede causar reacciones alérgicas al bebé.

Si tu bebé se llena de alimentos sólidos tomará menos leche materna. Esto puede hacer perder el equilibrio de nutrientes y anticuerpos esenciales que tu leche le ofrece.

Estudios han demostrado que los bebés amamantados que empiezan a comer sólidos antes de los seis meses son más propensos a sufrir infecciones gastrointestinales, gases y cólico que los bebés que reciben lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses. Esto es debido a que el sistema digestivo de un bebé menor de 6 meses no está lo suficientemente desarrollado para digerir la comida. La encima pepsina y el jugo gástrico (responsables de la digestión de proteínas), aunque se segregan desde el nacimiento, no alcanzan los niveles de los adultos hasta que el bebé tiene 3 o 4 meses. La encima amilasa (responsable de la digestión de los almidones y que es segregada en las glándulas salivales y el páncreas) no alcanza los niveles de los adultos hasta que el bebé tiene 6 meses. Las encimas maltasa, isomaltasa y sacarosa (responsables de la digestión de los hidratos de carbono) no alcanzan los niveles de los adultos hasta la edad de 7 meses. Por último, la encima lipasa y las sales biliares (responsables de la digestión de las grasas) no alcanzan los niveles de los adultos hasta la edad de 6-9 meses.

Puedes sentir la tentación de darle a tu bebé sólidos para ayudarle a “dormir toda la noche”. Dos estudios encontraron que no había diferencia en los patrones de sueño de los bebés que habían recibido sólidos antes de acostarse y los bebés que no habían tomado sólidos.

Esperar a que tu bebé esté preparado tiene sus ventajas

  • Tu bebé se mancha menos porque no empujará la comida de su boca si esperas hasta que su reflejo de extrusión haya desaparecido. También será capaz de tragar la comida sin problemas.
  • Tu bebé tiene menos probabilidades de sufrir alergias a los alimentos.
  • Preparar los alimentos es más fácil. La comida se puede esmagar con un tenedor en lugar de triturarla. Algunas familias optan por omitir la etapa de puré / machacado por completo. Tu bebé puede preferir coger trozos pequeños de alimentos (por ejemplo, trozos de plátano, trozos de pera, trozos de zanahoria cocida) y llevarlos a la boca él mismo. Esto se conoce en los países anglosajones como “Baby-led weaning” (“Destete guiado por el bebé”). No he encontrado información en español con respecto a este tema pero puedes leer información en inglés en este folleto.

Deja que tu bebé marque el paso

Alrededor de los seis meses, si la comida está a su alcance o se sienta en tu regazo a la hora de comer, tu bebé puede coger la comida él mismo. Si es capaz de cogerla, meterla en la boca y masticarla, entonces quiere decir que está listo para empezar a comer sólidos.

Empieza ofreciéndole a tu bebé una pequeña cantidad de la comida que hayas escogido (ver “Primeros alimentos” abajo) después de una toma. Si tiene mucha hambre, puede sentirse muy frustrado para probar algo nuevo, así que es buena idea saciar su apetito ofreciéndole una toma primero. Si se niega a comer (volviendo la cabeza, escupiendo la comida o empujando la cuchara) no trates de convencerlo. Que él decida cuando ha tenido suficiente. Para empezar, tu bebé comerá sólidos para probar diferentes sabores y texturas y no como alimento principal. Puede que tan solo quiera jugar con la comida. Casi todas sus calorías todavía vendrán de la leche materna.

A medida que tu bebé muestra más interés en los alimentos sólidos puedes aumentar las cantidades, él mismo te mostrará la cantidad de comida que quiere comer. Continúa con la lactancia porque la leche materna sigue siendo una parte esencial de la dieta de tu bebé. No hay necesidad de preparar comidas separadas para él. Ofrécele alimentos adecuados (triturados si es necesario) de la comida de tu familia. No añades sal a la comida mientras la cocinas. La puedes añadir que después de haber sacado la parte del bebé. También puedes comenzar a ofrecerle agua en un vaso para bebés durante las comidas. Pero el agua mineral no es en general adecuada, debido a su alto contenido en sodio.

Primeros alimentos

Los primeros alimentos que le puedes ofrecer a tu bebé deben de ser alimentos frescos, sanos y bajo en agentes alergénicos, como:

  • Manzana (cocida, en trozos o triturada) o pera (cruda o cocida, en trozos o triturada).
  • Verduras como las zanahorias, los rábanos, las patata o los boniatos (cocidos, en trozos o triturados).
  • Plátano, aguacate, mango suave u otro tipo de fruta de temporada (troceados o triturados).
  • Cereales sin gluten.

Nunca dejes a tu bebé solo mientras come debido al riesgo de asfixia. Si te preocupa el atragantamiento puedes averiguar si donde vives ofrecen cursos de primeros auxilios que te pueden hacerte sentir más tranquila si surge algún problema. Cuando un bebé está aprendiendo a comer puede sentir náuseas, pero esto no es lo mismo que la asfixia, que suele ser silenciosa.

No hay necesidad de añadir sal a las comidas (sal puede dañar los riñones de tu bebé). No endulces las comidas mediante la adición de azúcar. No es necesario y puede que el bebé sólo quiera comer dulces.

Alimentos que se deben evitar

Ciertos alimentos pueden desencadenar una reacción alérgica en algunos bebés, especialmente si se inician antes de los seis meses de edad. Si tienes una historia de alergias a alimentos, asma, eccema o alergia al polen en tu familia, puede que prefieras evitar la introducción de estos alimentos durante más tiempo, quizás no hasta que tu bebé tenga 12 meses de edad. Algunos bebés que son propensos a las alergias se niegan a comer sólidos hasta los 8 o 9 meses de edad o incluso hasta los 12 meses. No te preocupes si este es el caso de tu bebé, siempre y cuando siga ganando peso y aparente sano en todos los demás aspectos. Sin embargo, es buena idea que consultes a tu pediatra para descartar cualquier otro problema.

Alimentos que tienen más posibilidades de provocar una reacción alérgica:

  • Los alimentos que contienen gluten, sobre todo los que contienen trigo – pan, pasta, cereales para el desayuno, galletas.
  • Los productos lácteos.
  • Los huevos, sobre todo las claras de huevo – las primeras veces que tu bebé coma huevo ofrécele yema cocida.
  • Los cítricos (ej, zumo de naranja) y las bayas.

Algunos alimentos se deben evitar en todos los bebés menores de 12 meses:

  • Miel – Todos los bebés menores de 12 mese deben evitar la miel porque ofrece un riesgo de intoxicación por botulismo que puede ser fatal.
  • Pescados y mariscos – Todos los bebés deben evitar los mariscos hasta los 12 meses de edad.
  • Los cacahuetes y otros frutos secos y semillas – las recomendaciones para los niños con antecedentes familiares de alergia varían de esperar hasta los 12 meses a 7 años. Los frutos secos enteros son también un peligro de asfixia.

El destete

La introducción de sólidos no significa el final de la lactancia materna. La leche materna debe seguir siendo una parte importante de la dieta de tu bebé hasta que tenga al menos 12 meses de edad y la lactancia materna puede continuar mucho después del primer cumpleaños de tu bebé. Los niños pequeños amamantados tienen menos enfermedades que los niños pequeños que ya no son amamantados. Tu hijo continuará recibiendo anticuerpos a través de tu leche. Cuando está enfermo, la lactancia materna será reconfortante para él y tu leche puede ser lo único que pueda retener (por ejemplo en caso de gastroenteritis). Algunos de los beneficios de la lactancia materna (por ejemplo, una mejor salud dental) están relacionados con la lactancia materna continua después de la edad de un año.

La mayor parte de la información en esta página ha sido obtenida de la información proporcionada por la Association of Breastfeeding Mothers inglesa: “Weaning your breastfed baby onto solid foods”. © ABM. 2010

Para más información puedes visitar:

Alimentación guiada por el bebé. Guía de Lactancia Materna. Agosto. 2013

¿Cuándo puedo ofrecerle algo más además del pecho? La alimentación complementaria, introducción de papillas.  Asociación Española de Pediatría.

Los alimentos complementarios. Alba Lactancia Materna. 2009

Los 25 consejos sobre alimentación. Extraído de “Mi niño no me come” por Carlos González. 2006