Extracción de la leche materna

La madre puede extraer su leche de dos formas: mediante la extracción manual o mediante la extracción mecánica (es decir, mediante el uso de un sacaleches). Hay varias situaciones en las que una madre puede necesitar extraer su leche, dependiendo de la razón la madre encontrará un método más útil que otro.

EXTRACCIÓN MANUAL

En primer lugar, la madre debe entender que necesita varias sesiones de extracción manual para dominar la técnica y para obtener suficiente leche. Una vez que la madre la ha dominado, esta técnica puede resultar una forma muy conveniente, rápida y muy eficaz de extracción de leche.

La extracción manual de leche puede hacerse en un pecho mientras el bebé amamanta en el otro o se puede hacer en ambos pechos a la vez.

Lo más importante para obtener una buena cantidad de leche es que la madre estimule el reflejo de bajada (o eyección) de la leche (esto también es importante si se usa un sacaleches). Si el reflejo de la bajada de leche no se estimula la madre solo obtendrá una pequeña cantidad de leche. Con el fin de mejorar las posibilidades de una bajada de leche efectiva la madre debe: extraer su leche en un ambiente familiar, sentirse cómoda y reducir al mínimo las distracciones, concentrarse en su bebé (ya bien pensando el él, mirando a su bebé o mirando una foto de él; también una manta o pieza de ropa con el olor del bebé puede ser útil), masajear el pecho antes de empezar, utilizar un movimiento rítmico al tiempo que extrae la leche de la misma forma de la que el bebé succiona, y cambiar de pecho cuando el flujo de leche disminuye.

Técnica de extracción manual

  • Primero es necesario lavarse las manos y tener un recipiente esterilizado (en caso de un bebé prematuro o enfermo) o limpio y seco (en caso de un bebé a término y sano).
  • Antes de comenzar la extracción de la leche la madre debe comenzar masajeando los pechos suavemente con el fin de mover la leche por los conductos y estimular el reflejo de eyección de la leche. Los movimientos del masaje deben de hacerse de forma circular y hacia la areola.
  • A continuación, se debe agarrar el pecho con la mano en forma de letra C. El pulgar debe ponerse sobre el pecho y el índice debajo del pecho de forma opuesta al pulgar. Ambos dedos deben estar alejados del pezón, por encima de la areola o justo sobre la areola si ésta es muy grande. Si los dedos agarran el pezón la madre no obtendrá leche suficiente (o ninguna) y le causará dolor.
  • Presionar el pulgar y el dedo juntos hacia la pared torácica, luego tirar juntos hacia el pezón y finalmente liberar. Repetir la acción de forma rítmica (presionar y liberar). Leche comenzará a gotear y puede llegar a salir en chorro.
  • Una vez el chorro de leche empieza a disminuir la madre debe rotar los dedos alrededor del pecho y repetir la misma técnica por todos los segmentos del pecho (todos los 360º del pecho) hasta que empiece a obtener muy poca leche de ese pecho.
  • Como ya he mencionado, el pezón no se debe presionar porque le causará daño a la madre y no obtendrá leche. La madre debe también evitar el deslizar sus dedos sobre la piel porque puede dañar el tejido subyacente.
  • Extraer la leche de cada pecho durante 3-5 minutos hasta que el flujo empieza a disminuir, entonces cambia al otro pecho. Haz lo mismo en cada pecho de nuevo. El proceso completo debería durar unos 20-30 minutos.

Existe una técnica, “La técnica de Marmet”, que se cree ayuda a la madre a obtener más leche cuando la extrae de forma manual. Esta técnica se dice que puede ser útil si la madre necesita extraer su leche a largo plazo pero no quiere o no puede utilizar un sacaleches. Esta técnica fue desarrollada por Chele Marmet (líder de la Liga de La Leche y Consultora de Lactancia) que necesitó extraer su leche durante un largo tiempo por razones de salud. Marmet desarrolló esta técnica con el fin de mejorar el reflejo de eyección de leche puesto que con esta técnica la madre debería de experimentar varios reflejos de eyección de leche durante una sesión. La técnica es la siguiente (suele durar unos 20-30 minutos):

  • Extrae la leche de cada pecho durante unos 5-7 minutos.
  • Masajea, acaricia, agita.
  • Extrae la leche de cada pecho durante unos 3-5 minutos.
  • Masajea, acaricia, agita.
  • Extrae la leche de cada pecho durante unos 2-3 minutos.

Extrae la leche como se ha descrito arriba.

Masajea las células que producen la leche y los conductos lácteos. Empieza por arriba del pecho y después mueve los dedos de forma circular en una zona presionando firmemente hacia la pared torácica. Repite alrededor del pecho.

Acaricia la zona del pecho desde arriba hacia el pezón de forma muy suave (casi como un cosquilleo).

Agita los pechos mientras te inclinas hacia adelante. Así la bajada la leche recibe la ayuda de la gravedad.

Para más información puedes ver un par de vídeos sobre la extracción manual de leche. El primer vídeo contiene imágenes de cómo extraer la leche y también información de cómo conservarla. El segundo vídeo ofrece información sobre que tipo de recipiente se debe usar y un diagrama de la anatomía de la mama:

EXTRACCIÓN MECÁNICA

La extracción mecánica de la leche se realiza mediante el uso de un sacaleches. Alba Lactancia Materna dice que “un buen sacaleches debe ser capaz de drenar el pecho y de estimular la producción. Debe ser limpio, sin materiales contaminantes, fácil de usar y atraumático”.

Hay varios tipos de sacaleches. Cada uno tiene sus ventajas y sus desventajas y cada mujer responde mejor a un sacaleches que a otro. Un sacaleches que funciona muy bien con una madre puede ser totalmente inservible para otra madre. Para saber si el sacaleches le funciona bien, la madre debe primero leer las instrucciones y después utilizar el sacaleches según dichas instrucciones. Si después de seguir las instrucciones el sacaleches no le funciona, la madre debe asegurarse de que no intenta extraer la leche después de una toma, al final del día o si está estresada. Si éste es el caso, la madre debería probar otro sacaleches. La madre debe también recordar que antes de usar un sacaleches tiene que estimular la producción de leche mediante el masaje y pensando o mirando a su bebé (a veces una mantita o pieza de ropa con el olor del bebé puede ser útil).

Tipos de sacaleches

Hay tres tipos de sacaleches: manual, que funciona con pilas (o batería) y eléctrico (simple o doble).

Sacaleches manuales:

Estos presentan una opción barata y portátil para aquellas madres que necesitan extraer su leche de forma ocasional o hasta una vez al día. Su principal desventaja es que pueden resultar agotadores y pueden no ser lo suficientemente eficaces para aquellas mujeres que necesitan extraer su leche varias veces al día. Sin embargo son bastante fiables porque tienen menos piezas que se rompen.

Sacaleches que funcionan con pilas o batería:

Aunque este tipo de sacaleches se venden no son tan populares como los extractores de leche manuales y eléctricos y no suelen ser recomiendados por los consultores de lactancia o médicos. Este tipo de sacaleches tienen un ciclo más lento que el patrón de succión del bebé y, en general, son menos potentes en general. Un sacaleches más débil puede causar una disminución en la producción de leche si se utiliza diariamente para la extracción de la misma. Tienen la ventaja de que son fáciles de transportar, pero requieren reemplazos frecuentes de la batería.

Sacaleches eléctricos:

Los extractores de leche eléctricos son la mejor opción para las madres que se reincorporan al trabajo a tiempo completo o que extraen su leche de forma exclusiva. Estos sacaleches pueden extraer la leche de ambos pechos a la vez y son los que más se aproximan a un patrón de succión del bebé, lo que ayuda a mantener la producción de leche. Sus accesorios más populares son los adaptadores de corriente para los coches, refrigeradores de leche incorporados, bolsas de viaje y kits de manos libres. La desventaja de los sacaleches eléctricos es el precio. Puedes llegar a gastar entre 200€-300€ en un buen sacaleches eléctrico doble.

Aparte del tipo de sacaleches hay otras cosas que la madre debe tener en cuenta a la hora de escoger un sacaleches:

Tipo de acción de bombeo:

Sacaleches dobles (simultáneos): Estos son eléctricos. Extraen la leche de ambos pechos a la vez lo que los hace muy rápidos. Además hay estudios que sugieren que este tipo de sacaleches estimulan más producción de prolactina que los simples y, por tanto, mantienen la producción de la leche materna durante más tiempo. Por eso se recomiendan utilizar si la madre va a extraer su leche durante mucho tiempo (porque tiene un bebé muy prematuro, porque ha decidido no darle el pecho de forma directa o porque ha vuelto al trabajo). Este tipo de sacaleches los suelen tener los hospitales.

Sacaleches dobles (alternantes): También son eléctricos. Extraen la leche alternando la succión y liberación en cada pecho. No son tan efectivos como los simultáneos.

Sacaleches simples: Estos pueden ser eléctricos, con pilas (o batería) o manuales. Extraen la leche de un pecho de cada vez (no al mismo tiempo). Puede ser útiles para el uso ocasional o una madre que vuelve al trabajo a media jornada y no necesitará extraer más de una o dos veces al día.

Eficacia:

Un bebé sano succiona unas 45-55 veces por minuto. Los sacaleches más eficaces son aquellos con ciclos (de succión y liberación) por minuto más cercanos a la succión del bebé. Normalmente, los sacaleches dobles proporcionan unos 48 ciclos por minuto. Los sacaleches que proporcionan menos de 25 ciclos por minuto son los menos eficaces.

Además, los sacaleches con un ciclo automático son más eficaces que los que se pueden regular (es decir, manuales, que funcionan con pilas y los eléctricos pequeños) porque son los que mejor imitan la succión del bebé.

Comodidad:

Los sacaleches con menos de 25 ciclos por minuto pueden causar dolor porque la succión es más fuerte (porque realizan menos succiones por minuto).

Otra cosa que hay que tener en cuenta es que no todos los pechos y pezones son del mismo tamaño y de la misma forma. Por lo que no todas las mujeres pueden usar los mismos sacaleches. Las mujeres con pechos y/o pezones grandes y mujeres con pechos y/o pezones pequeños pueden necesitar un embudo distinto al que viene normalmente con el sacaleches. Un embudo que no se ajuste bien puede que no sea muy eficaz a la hora de extraer la leche. Además, un embudo que es muy pequeño puede hacer que la extracción de la leche sea dolorosa y puede dañar el tejido subyacente. Por eso, es necesario que estas mujeres compren un sacaleches que proporcione la opción de comprar un embudo más grande o más pequeño si es necesario.

Falicidad de uso:

Los sacaleches dobles automáticos son los más fáciles de usar porque la madre solo tiene que ajustar la succión y, a veces, la velocidad y el sacaleches hace el resto. Además estos sacaleches se pueden operar con una sola mano (y a veces sin manos).

Los sacaleches que funcionan con pilas (o batería) son fáciles de usar pero muchas veces la pila o batería está situada en una zona que puede afectar la visibilidad de la madre a la hora de ver la leche entrar en el recipiente.

Los sacaleches manuales requieren movimientos repetitivos de la mano de la madre lo cual puede ser agotador para la misma. Por esto, no son una buena opción si la madre tiene que extraer la leche a largo plazo.

Otros criterios:

Durabilidad: Si la madre tiene que extraer su leche durante mucho tiempo necesita escoger un sacaleches con un motor más grande y duradero.

Tiempo de extracción: Las madres que tienen un tiempo limitado para extraer su leche (por ejemplo, durante las horas de trabajo) pueden encontrar que los sacaleches dobles son una mejor opción que los simples. Los sacaleches dobles suelen extraer toda la leche en 10 minutos mientras que los simples suelen tardar unos 20-30 minutos.

Nivel de ruído: Los sacaleches manuales son bastante silenciosos mientras que los eléctricos o los que funcionan con pilas pueden hacer bastante ruído. Si esto afecta a la madre, entonces debe intentar comprar un sacaleches poco ruidoso. Como regla general, los sacaleches eléctricos más pequeños suelen hacer más ruído que los grandes.

Fuente de energía: Si la madre no tiene acceso a un enchufe necesitará utilizar un sacaleches que funcione a pilas/batería o a un manual. Algunos sacaleches pueden utilizar cables que se enchufan al encededor del coche.

Portabilidad: Algunas madres necesitan transportar el sacaleches al trabajo/universidad de forma regular. En este caso, es importante que escoja un sacaleches ligero.

  

Nota a tener en cuenta: Los sacaleches pueden ser caros y, aunque algunos sitios ofrecen la opción de alquiler, puede ser tentador comparlos de segunda mano. Sin embargo, no es recomendable porque existe el riesgo de transmisión de infecciones graves como la hepatits o el VIH. Solo los sacaleches de uso hospitalario (los de alquiler son como los hospitalarios) están adaptados para ser utilizados por múltiples usuarias. Esto es porque en los sacaleches que no son adaptados para uso hospitalario la leche se puede acumular en zonas muy difíciles de limpiar y esterilizar y los gérmenes de esa leche se pueden transmitir a la siguiente usuaria.

Técnica de extracción mecánica

Lo primero que tiene que recordar la madre es que se debe lavar las manos y el sacaleches debe estar esterilizado (en caso de un bebé prematuro o enfermo) o haberse limpiado usando agua caliente y detergente. La madre debe estar cómoda y en un sitio libre de distracciones. Para obtener un buen reflejo de eyección de leche también le puede ser útil estar cerca de su bebé, pensar en su bebé, mirar una foto o tener una manta o pieza de ropa con su olor.

Extracción de leche usando un sacaleches simple: 

  • Primero masajea el pecho y estimula el pezón. Extrae la leche de ese pecho usando el sacalaches de tu elección hasta que solo obtengas unas gotas de leche. Durante el proceso de extracción puedes intentar la técnica de compresión del pecho para aumentar el flujo de la leche.
  • Cambia al segundo pecho y repite el mismo proceso.
  • Cuando el flujo de la leche se reduce en el segundo pecho cambia al primer pecho de nuevo y repite el proceso (pecho 1 y pecho 2).
  • El proceso de extracción de leche se ha completado cuando tus pechos se notan suaves o ya no puedes obtener más leche. Este proceso suele durar unos 20-30 minutos.

Extracción de leche usando un sacaleches doble:

  • Primero, masajea ambos pechos.
  • Extrae la leche de ambos pechos a la vez hasta que el flujo de leche haya disminuido por completo (puedes ayudar el flujo mediante la técnica de compresión de leche).
  • Este proceso suele durar unos 10 minutos.

¿Cuándo se debe extraer la leche?

  • Unos 30 minutos después de una toma.
  • Por la mañana antes de la primera toma.
  • Si el bebé solo amamanta de un pecho puedes extrar la leche del otro durante o después de la toma (durante la toma es más efectivo).
  • Entre tomas si notas tus pechos bastante llenos e incómodos.

Por último, recuerda que tu bebé va a obtener tu leche de forma más efectiva. Si no obtienes mucha leche no quiere decir que no estás produciendo leche suficiente para tu bebé.

Para más información sobre cómo manejar y almacenar la leche materna extraída puedes leer “Manejo y conservación de la leche materna extraída”.

Para más información sobre cómo alimentar al bebé con leche materna extraída puedes leer “Formas de suplementar la leche materna extraída”.

Para más información puedes visitar:

Extracción manual de la leche materna. Cozybebe.

Extracción de la leche materna. Alba Lactancia Materna. 2009

Elegir sacaleches. Sacaleches.com 2009

Cómo elegir un sacaleches. Crianza Natural

¿Los sacaleches usados son una buena opción? La Liga de la Leche Internacional. Leaven, 40 (3), 2004.

Alquiler de sacaleches en España

Esta lista demuestra algunos sitios donde se puede alquilar un sacaleches. Lo importante, hay que recordar, es que tiene que ser un sacaleches preparado para alquiler. También quiero dejar claro que hay muchos más sitios que estos.  Esta lista es solo un ejemplo:

La Liga de la Leche de Euskadi. Para más información pincha en el enlace o llama a 639 08 33 99.

Prénatal. Para más información consulta tu tienda más cercana.

Ameda. Para más información llama a 911 23 11 80.

© Guía de Lactancia Materna. 2012