Pechos llenos o congestionados

Pechos llenos

Características típicas de un pecho lleno:

  • Se produce entre el día segundo y sexto después del parto cuando la madre empieza a fabricar la leche madura (la “subida de la leche”).
  • Ambas mamas suelen ser afectadas.
  • La leche fluye bien y a veces la madre experimenta pérdida de leche de forma espontánea.
  • Al niño le resulta fácil de agarrarse y mamar.
  • El pecho se siente caliente, pesado y duro.
  • El pecho no está brillante, edematoso o rojo.

Pasos a seguir para resolver esto:

  • Asegurarse de que el agarre del bebé al pecho es el adecuado. Esto mejorará la extracción de leche por parte del bebé y ayudará a evitar grietas en el pezón. Si es necesario busca ayuda de una matrona, enfermera o asesora de lactancia.
  • El bebé debe ser amamantado a demanda – debe hacer unas 8 – 12 tomas en 24 horas. No se debe restringir el tiempo que el bebé está al pecho, es aconsejable dejar que el bebé se quite del pecho él/ella solo/a.
  • Tener en cuenta que la plenitud se debe a la subida de la leche y es normal.
  • En dos o tres días la producción de leche se adaptará a las necesidades del bebé.

Pechos congestionados

Características típicas de un pecho congestionado:

  • Se presenta:
  1. En los primeros días después del parto debido a un aumento en la vascularización de las mamas y aumento de cantidad de leche (ingurgitación vascular o primaria) o
  2. Aumento de la cantidad de leche en la mama cuando el bebé no drena bien el pecho, las tomas son menos frecuentes o restringidas, el bebé se salta una toma, se produce un destete repentino o las demandas del bebé han disminuido (congestión de leche o secundaria).
  • El pecho se agranda, se hincha y duele.
  • A menudo es bilateral.
  • El pecho puede ser brillante y puede haber edema difuso con zonas enrojecidas.
  • El pezón puede estar tan estirado que está plano.
  • El bebé puede tener dificultades para agarrarse y mamar.
  • La leche no fluye facilmente.
  • La mujer puede tener una fiebre (lo cual se suele resolver en 24 horas).
  • Si esto no se trata puede afectar la lactancia.
  • La congestión de los pechos es más frecuente en mujeres que han tenido mamoplastia de aumento.

Cómo prevenir la ingurgitación mamaria:

  • Asegurar un buen agarre al pecho por parte del bebé.  Esto mejorará la extracción de leche y evitar las grietas del pezón. Para eso puedes buscar la ayuda de una matrona, enfermera o asesora de lactancia.
  • Intenta amamantar a tu bebé frecuentemente y no le restrinjas la duración de las tomas (deja que se quite del pecho él/ella solo/a). Ofrécele el pecho a demanda.
  • Si te tienes que separar de tu bebé durante un periodo largo (porque está hospitalizado, tienes que trabajar, vas a una boda, etc) es recomendable que te extraigas la leche (de forma manual o con un extractor de leche) para prevenir la ingurgitación.
  • Si quieres destetar a tu bebé es recomendable que lo hagas de forma gradual, es decir, suprimir una toma cada uno, dos o tres días.
  • Es recomendable usar un sujetador que esté bien ajustado pero no restrinja tus pechos.

Cómo tratar la ingurgitación mamaria:

  • Corregir el agarre si éste no es el adecuado. Si el bebé no es capaz de agarrarse al pecho porque éste está muy lleno puedes intentar extraer un poco de leche para hacer la areola más blanda o puedes intentar del drenaje linfático; que consiste en colocar los dedos alrededor del pezón y presionar el pecho durante 1 – 3 minutos. Una vez la areola está blanda puedes poner a tu bebé al pecho. La técnica puede hacerse con una mano o con las dos.

técnica de drenaje linfáticotécnica de drenaje linfático

Fotos © Kyle Cotterman

  • Permite que tu bebé amamante a demanda (de 8 a 12 veces en 24 horas) y asegúrate que ambos pechos están blandos después de cada toma. Si el segundo pecho todavía lo notas incómodo después de la toma puedes extraer el resto de la leche.
  • Antes de las tomas, para ayudar el flujo de la leche puedes aplicar un poco de calor durante un minuto pero no más porque aumentará el edema vascular y empeorará la ingurgitación. También puedes masajear el pecho durante la toma.
  • Si tu bebé no está amamantando es recomendable que extraigas tu leche regularmente.
  • Entre tomas se puede aplicar compresas frías para aliviar el dolor y la hinchazón. Sin embargo debes evitarlas si te causan dolor en el pezón debido a la reducción en el riego sanguíneo.
  • Para aliviar el dolor puedes tomar paracetamol hasta 4 dosis de 1 g (dos pastillas de 500 mg) al día. El ibuprofeno es una alternativa.  Puedes tomar hasta 3 dosis de 400 mg al día. Usa la menor dosis durante el menor tiempo posible. No se recomienda tomar aspirina porque puede causar el Síndrome de Reye en el bebé.
  • Hojas de col: Hay evidencia de que éstas ayudan a reducir la cantidad de leche en un pecho congestionado. Se pueden utilizar frías o a temperatura ambiente: lávalas y aplícalas sobre las mamas (en el sujetador) entre tomas, durante 20 minutos, 3 veces al día. Puedes dejar de usarlas cuando se te vaya la congestión.

Para más información puedes visitar:

La subida de la leche. Alba Lactancia Materna. 2009

Congestión mamaria y mastitis. Nuevo Comienzo, 16 (3). 2004

© Guía de Lactancia Materna. 2011