Mastitis

Mastitis significa inflamación de la mama. Puede ser causada por una obstrucción mamaria que no ha sido tratada (parte de la leche de los conductos detrás de la obstrucción puede ser forzada hacia el tejido mamario abyacente, haciendo que el tejido se inflame), una infección o una alergia.

Características clínicas de la mastitis:

  • La madre tiene un pecho doloroso.
  • Los síntomas sistémicos de malestar general y fiebre son comunes.
  • Los síntomas se manifiestan de forma súbita.
  • Parte de la mama (por lo general en una distribución en forma de cuña) está sensible, enrojecida, hinchada, y dura.
  • Los síntomas se suelen resolver en 24 horas, después de seguir las recomendaciones de tratamiento.

Hay que sospechar que la mastitis es infecciosa si:

  • La madre tiene una grieta en el pezón que está infectada.
  • Los síntomas no mejoran o empeoran después de 12-24 horas a pesar de seguir las recomendaciones de tratamiento.
  • Cultivos bacterianos son positivos.

Causas de la mastitis infecciosa:

  • Grietas en el pezón – los organismos infecciosos (virus, hongos o bacterias) pueden entrar en el pecho a través de estas grietas.
  • Un sistema inmune debilitado.
  • Exposición a organismos infecciosos en el hospital – este tipo de infección suele ocurrir en ambos pechos y el bebé suele ser menor de 2 semanas de edad.

Estudios para el diagnóstico de la mastitis infecciosa:

No suele ser necesario llevar a cabo estudios diagnósticos en una mujer con mastitis. Un cultivo de la leche materna suele ser necesario cuando:

  • No ha habido ninguna mejoría después de 48 horas de antibióticos (los cuales son solo necesarios cuando se ha establecido que la mastitis es infecciosa).
  • La mastitis es grave antes de que se receten antibióticos.
  • La mujer tiene mastitis recurrente.
  • Es probable que la mujer tenga una infección nosocomial (infección adquirida en el hospital) – si la mastitis se manifiesta durante las primeras 2 semanas después del parto.
  • La mujer puede tomar los antibióticos que se suelen recetar (como flucloxacilina y eritromicina).
  • La madre tiene un dolor severo interno (indicativo de una infección del conducto).

Para recoger una muestra de la leche materna en un recipiente estéril:

  • Ésta debe realizarse por recomendación médica.
  • Limpia el pezón de la mama afectada.
  • Extrae una pequeña cantidad de leche a mano y deséchala (para evitar la contaminación por la piel de la leche del principio).
  • Extrae la leche en un recipiente estéril, evitando tocar el interior del contenedor con el pezón o las manos.
  • El médico o profesional sanitario enviará  la muestra al laboratorio, para que se lleve a cabo la cultura y la sensibilidad a los antibióticos tan pronto como sea posible.

Pasos a seguir para resolver una mastitis:

A pesar de que la mastitis es muy dolorosa y puede darte gran malestar general se suele solucionar rapidamente siguiendo el tratamiento recomendado. El tratamiento recomendado para la mastitis es el mismo que para una obstrucción mamaria:

  • Asegúrate de que el agarre del bebé es el adecuado. Esto mejorará la extracción de leche por parte del bebé. Además evitará la aparición de grietas y si el pezón ya las tiene, un buen agarre ayudará a resolver el problema. Si es necesario, busca la ayuda de una matrona, una enfermera o una asesora o consultora de lactancia.
  1. Algunos expertos recomiendan que se posicione al bebé con su barbilla hacia la zona afectada de la mama, para facilitar la extracción de leche.
  2. Evita obstruir el flujo de leche, como sosteniendo el pecho con la mano muy cerca del pezón o usando ropa demasiado apretada.
  • Es recomendable ofrecer el pecho afectado con frecuencia, si es posible cada 2 horas. Ofrece siempre ese pecho primero para asegurarte de que drenas toda la leche.
  • Si todavía parece que queda leche en ese pecho puedes intentar extraerla de forma manual masajeando sobre todo la zona afectada (aunque esto puede resultar doloroso) hacia el pezón. No te olvides del otro pecho que también debe ser drenado de leche (también se debe extraer la leche si todavía queda en ese pecho).
  • Antes de las tomas puedes aplicar calor húmedo (mediante una ducha con agua canliente o compresas calientes) o seco (con una bolsa de agua o almohada eléctrica) en la zona afectada.
  • Si estos métodos no funcionan, puedes masajear suavemente el pecho con un movimiento firme hacia el pezón a la vez que aplicas el calor. También puedes masajear la zona afectada durante las tomas, siempre hacia el pezón.
  1. A veces durante ese masaje la madre puede extraer un material de color marrón o verdoso y graso o fibroso en consistencia; aunque ésto no siempre aparece. Una vez este material ha sido extraído los síntomas de una obstrucción mamaria suelen desaparecer.
  • Después de una toma (y después de asegurarte que la leche sobrante ha sido extraída) puedes aplicar compresas frías para aliviar la inflamación y el dolor.
  • Si tienes grietas en el pezón éstas se deben tratar.
  • Una buena dieta y descanso pueden ayudar a mejorar el sistema inmune.
  • Para aliviar el dolor puedes tomar paracetamol hasta 4 dosis de 1 g (dos pastillas de 500 mg) al día. El ibuprofeno es una alternativa.  Puedes tomar hasta 3 dosis de 400 mg al día. Usa la menor dosis durante el menor tiempo posible. No se recomienda tomar aspirina porque puede causar el Síndrome de Reye en el bebé.
  • Si la madre tiene mastitis, la leche puede tener sabor salado debido a que los niveles de sodio y cloro en la leche están más elevados. Debido a esto algunos bebés se niegan a amamantar de ese lado, esto solo es temporal hasta que la mastitis se resuelve. Si este es el caso, hay que drenar el pecho afectado mediante la extracción de leche por parte de la madre. Esto evitará que el pecho se llene demasiado de leche y empeore la mastitis y mantendrá la producción de leche en ese pecho.

Tratamiento de la mastitis infecciosa:

  • Si los síntomas no mejoran o si empeoran después de 12-24 horas siguiendo estas recomendaciones debes consultar a un médico. En este caso, la mastitis se suele tratar como infecciosa y se suelen recetar antibióticos.
  • Los antibióticos que se suelen usan en una mastitis infecciosa son: flucloxacilina 500 mg, 4 veces/día durante 10-14 días; eritromicina 500 mg, 4 veces/día durante 10-14 días (si eres alérgica a la penicilina). Estos antibióticos son seguros en la lactancia (e-lactancia.org) pero ocasionalmente pueden causar diarrea leve en el bebé.
  • Si los síntomas no mejoran después de 48 horas de tomar antibióticos, consulta a tu médico otra vez porque es posible que sea necesario un cultivo de leche para averiguar si la mastitis es causada por una bacteria, un virus o un hongo. Y si es causada por una bacteria puedes necesitar que se te cambie el antibiótico pautado.

Si la mastitis no se trata puede llevar a la aparición de un absceso mamario.

Prevención de mastitis:

  • Asegurarse que el agarre es el adecuado.
  • Evitar el destete súbito, restricción de tomas. Se debe amamantar a demanda y a menudo.
  • Asegurarse de que el bebé termine el primer pecho antes de ofrecerle el siguiente.
  • Es importante asegurarse de que los pechos no se llenen demasiado.
  • Evitar el uso de chupetes, biberones, suplementos e intentar amamantar exclusivamente durante los primeros 6 meses.
  • Es importante evitar comprimir los pechos con ropa, bolsos pesados o con la mano.
  • Comenzar tratamiento cuando se sospeche que sufres una obstrucción mamaria.

Mastitis recurrente:

Si la madre tiene mastitis más de una vez, puede ser debido a varias causas:

  • El bebé no se agarra bien al pecho, lo cual a su vez puede llevar a:
  1. Una extracción de leche insuficiente.
  2. Dolor en el pezón, lo que suele llevar a que la madre evite dar de amamantar al bebé de ese lado.
  • Restricción de la duración y frecuencia de las tomas que puede ser debido a:
  1. Que el bebé prefiere mamar de un lado, por lo que el otro pecho no se drena de forma adecuada.
  2. Intervalos largos entre tomas o reducción del número de tomas, sobre todo cuando el bebé empieza a dormir toda la noche.
  3. Cuando el destete se produce de forma rápida (y no gradual).
  • Presión en el pecho debido a:
  1. La madre duerme boca abajo.
  2. La madre lleva ropa apretada.
  3. El cinturón del coche está demasiado apretado.
  4. La madre suele llevar un bolso muy pesado.
  • Trauma en el pecho (por ejemplo, debido a violencia doméstica).
  • La madre no ha tomado antibióticos durante la duración recomendada (7-10 días).
  • Es posible que la crema o pomada que la madre usa en el pezón agrietado esté contaminada.

Una vez solucionadas las causas no hay razón por la que la madre vuelva a sufrir mastitis.

Puede que la madre no tenga mastitis sino otro problema no relacionado con la lactancia materna.

Si piensas que tienes mastitis muy amenudo es recomendable que consultes a un médico, asesora o consultora de lactancia.

Para más información puedes visitar:

Congestión mamaria y mastitis. Nuevo Comienzo, 16 (3). 2004

Mastitis y senos doloridos. La Liga de la Leche Internacional. 2007

© Guía de Lactancia Materna. 2011