Absceso mamario

Un absceso es una colección de pus localizada en una zona de la mama que carece de apertura para drenar dicho pus.

Suele ocurrir como resultado de una mastitis mal curada (aunque es poco frecuente, 3 – 11 % de las mujeres que tienen mastitis) o de una obstrucción mamaria que no se ha tratado. También puede ocurrir debido a una infección que entra en la mama a través de una grieta en un pezón. Mientra el sistema inmunitario del cuerpo trata de luchar contra la infección, parte del tejido en el área se moldea y forma pus, rodeada por un tejido endurecido e inflamado que se puede sentir como un bulto.

Características típicas de un absceso mamario:

  • Una historia reciente de mastitis.
  • Una protuberancia dolorosa e inflamada en el pecho con enrojecimiento, calor e hinchazón de la piel que lo recubre.
  • Fiebre.
  • Malestar.
  • En la exploración, el tumor puede ser fluctuante, con decoloración de la piel.
  • El malestar general y la fiebre pueden haber disminuido si la mujer ha tomado antibióticos.

Si hay sospecha de un absceso mamario:

  • Consulta con tu médico de familia o ginecólogo lo más pronto posible.
  • Tu médico deberá enviarte con urgencia a un cirujano general para:
  1. La confirmación del diagnóstico por ecografía. Una ecografía confirmará si el bulto es un absceso u otra affección del pecho.
  2. Drenaje del absceso por aspiración con aguja fina guiada por ecografía (esto a menudo es necesario repetir), si el absceso es menor de 2,4 cm. O drenaje quirúrgico, si es mayor de 2,4 cm, mediante una incisión radial (desde el pecho hacia el pezón). El absceso se debe cubrir con una gasa pero se debe dejar abierto para que se drene y pueda curar de dentro hacia afuera.
  3. Cultivo del líquido del absceso para guiar la elección del antibiótico. Los antibióticos de elección (hasta que se confirman con el resultado del cultivo) en un absceso mamario son: flucloxacilina 500 mg, 4 veces/día durante 10-14 días; eritromicina 500 mg, 4 veces/día durante 10-14 días (si eres alérgica a la penicilina). Estos antibióticos son seguros en la lactancia (e-lactancia.org) pero ocasionalmente pueden causar diarrea leve en el bebé.
  4. También se recomienda reposo.

Es importante continuar amamantando:

  • Se debe continuar amamantando en ambos pechos puesto que es seguro para el bebé a pesar de tener un absceso mamario, para mantener la producción de leche y evitar una posible obstrucción mamaria y consecuente mastitis. También es importante continuar amamantando en la zona afectada para evitar que el bebé acabe prefiriendo el otro pecho. Si el drenaje ha sido quirúrgico, la incisión puede curarse de forma más lenta. En todo caso se debe continuar amamantando en el pecho no afectado.
  • Si el drenaje ha sido quirúrgico y la incisión está muy cerca del pezón, puede que la lactancia sea dolorosa o muy incómoda. En este caso la leche debe ser extraída hasta que la madre sea capaz de reanudar la lactancia en ese pecho.
  • Se debe reanudar la lactancia del pecho afectado tan pronto como el dolor haya disminuido.
  • Para aliviar el dolor se puede tomar paracetamol hasta 4 dosis de 1 g (dos pastillas de 500 mg) al día. El ibuprofeno es una alternativa.  Puedes tomar hasta 3 dosis de 400 mg al día. Usa la menor dosis durante el menor tiempo posible. No se recomienda tomar aspirina porque puede causar el Síndrome de Reye en el bebé.

Prevención de un absceso mamario:

  • Asegurarse que el agarre es el adecuado.
  • Evitar el destete súbito, restricción de tomas. Se debe amamantar a demanda y a menudo.
  • Asegurarse de que el bebé termine el primer pecho antes de ofrecerle el siguiente.
  • Es importante asegurarse de que los pechos no se llenen demasiado.
  • Evitar el uso de chupetes, biberones, suplementos e intentar amamantar exclusivamente durante los primeros 6 meses.
  • Es importante evitar comprimir los pechos con ropa, bolsos pesados o con la mano.
  • Comenzar tratamiento cuando se sospeche que sufres una mastitis.

Para más información puedes visitar:

Obstrucción, mastitis y absceso. Alba Lactancia Materna. 2009

© Guía de Lactancia Materna. 2011