Cólico en el bebé amamantado

Todos los bebés lloran pero el término cólico se utiliza para describir el llanto persistente de un bebé sin saber por qué y que continua a pesar del consuelo de sus padres. Suele ocurrir a últimas horas de la tarde. Comunmente se suele considerar cólico si el bebé llora por lo menos tres horas al día, por lo menos tres días a la semana y por una duración mínima de tres semanas (definición de Wessel 1954). El cólico suele afectar al 5-20% de los bebés. Suele empezar a la edad de 2-3 semanas y suele detenerse sobre las 12-16 semanas aunque a veces dura más. Según el Dr Jack Newman, para que se considere cólico, el bebé tiene que aumentar de peso y estar sano.

No existe un tratamiento para el cólico totalmente eficaz. Aunque algunos medicamentos y estrategias de comportamiento parecen funcionar, ésto suele ser a corto plazo. Ninguno de los medicamentos que se han probado en ensayos clínicos han demostrado ser beneficiosos del todo.

¿Cuáles son los signos y síntomas del cólico?

  • Edad entre 0-4 meses - El cólico del lactante suele ser más común en bebés de esta edad.
  • El bebé se lleva las rodillas hacia el vientre – Éste es uno de los signos principales del cólico, junto con los puños cerrados y la expresión de agonía en el bebé. Estos bebés suelen chillar mucho.
  • Patrón de llanto regular (ej, al final de la tarde) – El cólico suele ocurrir hacia las últimas horas de la tarde. Sin embargo, si el bebé solo llora sin mostrar los otros signos descritos anteriormente (llevar las rodillas hacial el vientre, etc) puede que sea el llanto normal de la tarde/noche.
  • Períodos prolongados de llanto – Esto puede indicar cólico sobre todo si va acompañado de otros signos.
  • Heces verdes y aguadas – Esto normalmente indica un desequilibrio entre la leche inicial y la leche final de la toma (conocido también como “Síndrome de exceso de oferta”). Esto ocurre si el bebé toma mucha cantidad de leche inicial y no cantidad suficiente de la leche del final. La leche inicial se digiere más rapidamente (debido a su bajo contenido en grasas y calorías) causando que el bebé tenga hambre muy pronto – y entonces hace otra toma de leche baja en calorías. Durante el curso del día, el bebé toma más leche de lo debido y, por tanto, más lactosa de la que su sistema digestivo puede tolerar. La lactosa estimula al intestino a mover la leche de forma más rápida lo que causa heces verdes y aguadas y cólico en el bebé. Esto suele ser debido a un mal agarre o a que la madre cambia al bebé al segundo pecho sin dejarle terminar la leche del primero. A pesar de que la madre tiene mucha leche, el bebé a menudo pierde peso. Para evitar este problema hay que corregir el agarre y dejar que el bebé termine el primer pecho primero. Las cacas verdes también pueden ser debido a que el bebé es sensible a una sustancia que él o su mamá están tomando (una comida, medicación etc).
  • Cuerpo tenso - También puede ser un signo de cólico.
  • Puños cerrados – Normalmente este signo suele considerarse cólico cuando el bebétambién levanta sus rodillas y llora de forma inconsolable.
  • Abdomen distendido - También es un signo de cólico porque el abdomen del bebé está lleno de gases que le causan dolor.
  • El bebé está irritable durante su manejo – Esto, en conjunto con los otros signos descritos anteriormente, puede ser debido al cólico. Sin embargo, puede indicar la presencia de una enfermedad como infección de oídos, infección vírica o incluso estreñimiento. Si tu bebé está irritable durante su manejo (es decir, cuando le intentas dar de comer, cambiar el pañal, etc) pero no muestra otros signos de cólico puede ser aconsejable que lo lleves al pediatra.
  • Signos que NO se dan durante el cólico – Además de lo mencionado anteriormente (bebé irritable), deberías consultar a tu pediatra si tu bebé tiene fiebre, no tiene tono muscular y está pálido, tiene un salpullido en el cuerpo (lo cual puede indicar una enfermedad como la meningitis), vómito, diarrea o sangre en las heces.

¿Cuál puede ser la causa del cólico?

A pesar de 40 años de investigación sobre el cólico no podemos asegurar a ciencia cierta cuál es la causa del cólico del lactante. Muchas veces el cólico se va de forma espontánea lo cual hace que la investigación sean más difícil de llevar a cabo y de interpretar.

Sin embargo hay varias teorías sobre las causas del cólico. Éstas son:

  • Desequilibrio entre la leche inicial y la leche del final de la toma – El Dr Mike Woolridge (profesor de lactancia de la Universidad de Leeds) y la enfermera Chloe Fisher (enfermera del John Radcliffe Hospital en Oxford) publicaron en el Lancet en 1988 un artículo en el que decían que una posible causa del cólico en el lactante es un exceso de consumo de la leche inicial de la toma. Ésta es una descripción de cómo cambia la composición de la leche durante una toma: “Tan maravilloso como el sistema de producción de leche es el cambio en la composición de la leche a lo largo de cada toma, algo que ninguna leche artificial para niños puede imitar. La leche inicial que el niño obtiene tan pronto se agarra al pezón se parece mucho a la leche desnatada. Satisface al niño inicialmente, es alta en volumen y baja en grasa y en calorías.  A medida que la toma progresa, el contenido en grasa va aumentando y la leche correspondiente se parece más a la leche entera. Finalmente, hacia el final de la toma, la leche es rica en grasas, alta en calorías y baja en volumen. La leche final se parece a un rico postre cremoso. La concentración en lactosa (el azúcar de la leche) es relativamente constante a lo largo de la toma.” (Melissa Vickers, Leaven 1995). Woolridge y Fisher creen que si el bebé toma mucha cantidad de leche inicial y no cantidad suficiente de la leche del final, la leche inicial se digiere más rapidamente (debido a su bajo contenido en grasas y calorías) causando que el bebé tenga hambre muy pronto – y entonces hace otra toma baja en calorías. Durante el curso del día, el bebé toma más leche de lo debido y, por tanto, más lactosa de la que su sistema digestivo puede tolerar. Esto causa una fermentación en el intestino lo cual causa dolor y otros síntomas asociados con el cólico en el lactante (como por ejemplo deposiciones verdes y aguadas). Hay dos razones por las que esto ocurre: una porque la madre cambia de pecho demasiado pronto (sin esperar a que el bebé se quite por sí solo) o porque el bebé no está bien agarrado al pecho (y no puede extraer la leche de forma eficaz). Las dos razones son fáciles de solucionar: la madre debe asegurarse que el bebé esté bien agarrado al pecho y debe dejar que el bebé se quite por sí solo antes de ofrecerle el segundo pecho. Si el bebé se queda dormido muy al principio de la toma (puede que no sea debido a que está satisfecho), entonces la madre puede intentar compresiones del pecho para animar al bebé a que tome más leche, pero siempre debe dejarle que tome toda la leche de ese pecho.
  • La madre produce demasiada leche – Esto se suele deber a lo mencionado en el apartado anterior. Si el bebé no termina la leche del pecho, tendrá hambre más pronto (ésto puede ser debido a que se pasa al segundo pecho muy pronto o porque el bebé no está bien agarrado). La madre lo pone al pecho de nuevo pero si no termina la leche tendrá hambre otra vez. Estas tomas frecuentes hace que la madre produzca mucha leche y entonces el bebé acaba tomando mucho volumen pero nunca llega a la leche del final. El problema es que el bebé no suele engordar y tiene cólico. La madre entonces piensa que no tiene leche suficiente y le acaba dando al bebé un biberón. Otros problemas que puede presentar la madre (junto con el exceso de leche) son pezones doloridos y congestión del pecho. Para que esto se solucione la madre debe poner al bebé al pecho de forma correcta y dejar que termine el primer pecho primero.
  • Bajada de la leche con mucha presión - Si tu leche baja con mucha presión puede incomodar al bebé y hacerlo irritable. Esto se puede confundir con cólico. Si esto ocurre, puedes intentar extraer leche de forma manual hasta que ésta salga con menos presión y entonces puedes poner el bebé al pecho, puedes quitar el bebé del pecho durante la bajada de la leche o puedes intentar dar de mamar acostadas sobre tu espalda y con el bebé encima (así la gravedad evitará que la leche salga de forma muy fuerte).
  • Proteínas extrañas en la leche de la madre - La más común es la leche de vaca. El Dr Jack Newman cree que ésto no es necesariamente malo para el bebé porque puede ayudar al bebé a desensibilizarse de la proteína de la leche. Sin embargo, si sospechas que tu consumo de lácteos le está provocando molestias a tu bebé puedes intentar eliminarlos de tu dieta. Si haces eso, debe esperar un par de semanas porque a veces la proteína permanece en la leche durante un tiempo. Ésto no significa que el bebé tiene alergia o es intolerante a la lactosa.
  • El bebé reacciona a algo que toma la madre – La cafeína (presente en el café, té, chocolate y bebidas de cola) puede causar cólico en el bebé. Ciertos alimentos pueden causar flatulencia en el bebé (como por ejemplo coliflor, repollo, cebolla, etc).  Puedes probar a reducir o eliminar la cafeína de tu dieta y otros alimentos que pueden afectar al bebé. Sin embargo, se debe hacer de uno en uno durante 1-2 semanas y debes asegurarte de continuar con una dieta sana y equilibrada. Para ello, quizás, deberías consultar a tu médico o a un experto en nutrición.
  • El tabaco puede causar cólico en algunos bebés – Si fumas, deberías dejar de fumar. Se dice que los niveles de nicotina que se encuentran el la leche materna son más altos si fumas que si usas parches de nicotina. Si no puedes dejar de fumar, entonces deberías reducir la cantidad de cigarrillos diarios porque cuantos menos fumas menos nicotina le llegará al bebé. También deberías fumar fuera de casa y justo después de una toma (para reducir la cantidad de nicotina que le alcance al bebé a través de la leche).
  • Gases – A veces los bebés pueden tragar burbujas de aire pequeñas durante el llanto o una toma lo que puede causar gases y/o cólico. Si este es el caso, la madre debe asegurarse de que haya un buen agarre para que el bebé no tome tanto aire al succionar.
  • El sistema digestivo del bebé es inmaduro – El Dr Mike Woolridge cree que debido a que su sistema digestivo es inmaduro, éste no puede ayudar al bebé a regular su llanto una vez empieza. A los 3 meses el cólico suele desaparecer porque el sistema digestivo o el sistema nervioso maduran. A veces el cólico empeora porque la madre (o el padre) piensa que el bebé tiene hambre y le da de comer. Esta leche extra hace que al bebé le empeore el cólico. Si ninguna de las opciones mencionadas anteriormente es posible, se debe considerar que éste es la causa del cólico. Si este es el caso, lo único que puedes hacer es esperar a que se vaya por sí mismo. Sin embargo puedes intentar las sugerencias mencionadas para reconfortar al bebé.

¿Existe tratamiento para el cólico?

Aunque hay medicamentos que pueden ayudar como la Simeticona (o Dimeticona), algunas madres deciden intentar medicinas homeopáticas u otros tipos de terapias como la terapia craneosacral. Sin embargo, aunque pueden ayudar, todavía no se ha encontrado un tratamiento que sea 100% eficaz. Además si decides utilizar un medicamento, deberías consultar primero con tu pediatra.

Lo que a lo mejor debes aceptar es que puede que ningún tratamiento ayude al bebé y que tendrá el cólico hasta que se le vaya por sí solo. Sin embargo, puedes intentar algunas medidas para reconfortar al bebé.

Medidas para reconfortar al bebé.

Hay varias medidas que se pueden llevar para intentar reconfortar a un bebé que sufre de cólico:

  • Muchas veces el bebé con cólico quiere succionar ya que le alivia y le reconforta. También, cuando el bebé succiona hace que tenga movimientos peristálticos desde su garganta hasta el intestino, lo cual le ayuda a hacer deposiciones o a deshacerse de sus gases. Sin embargo, si pones tu bebé al pecho y éste está lleno de leche, le puede causar más problemas que ayudarle. Lo que puedes hacer es ofrecerle el pecho que esté más vacío. Darle un chupete no es aconsejable porque puede afectar la lactancia.
  • Otra cosa que puedes intentar es mecer al bebé o andar con el bebé (incorporado) en brazos on en un portabebés. Un portabebés tiene la ventaja de dejar las manos libres a la madre o el padre para hacer otras cosas. Puedes usar una bosa de agua caliente (pero que no esté demasiado caliente) sobre su abdomen.
  • A los bebés les gusta sonidos contínuos y rítmicos como por ejemplo, la lavadora o la aspiradora. También, lo puedes llevar a dar un paseo en coche lo cual aporta el sonido y mecerá al bebé al mismo tiempo.
  • Música suave puede reconfortar al bebé.
  • También puedes intentar darle un baño con agua templada. Lo cual le ayuda a relajarse.

Recuerda, el cólico es algo que es pasajero y normalmente no le causará ningún daño físico al bebé. Sin embargo, sí que le incomoda y, si no hay ningún tratamiento que le ayude, las medidas sugeridas en este artículo pueden funcionar. Intenta averiguar la causa del cólico pero si no hay causa aparente no te desanimes, que al final se acabará resolviendo.

Para más información puedes visitar las siguientes páginas:

Termina el primer pecho primero. Por Melissa Vickers. 1995. Este artículo, aunque todavía está al día habla de los senos lactíferos (que se encuentran unos 2 cm detrás del pezón y se consideran los reservorios de la leche). Actualmente, se reconoce que los conductos de la leche son iguales por toda la mama y los senos lactíferos no existen).

Cólicos en el bebé amamantado. Jack Newman. Nuevo Comienzo, 15 (2). 2003

Llanto, cólico del lactante. Asociación Española de Pediatría.

Cólicos del lactante. Asociación Española de Pediatría. 2001

© Guía de Lactancia Materna. 2011